Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Quién gana o pierde con bajos precios del crudo?

b Algunos países se verán afectados negativamente con esta disminución

¿Quién gana o pierde con bajos precios del crudo?

¿Quién gana o pierde con bajos precios del crudo?

¿Quién gana o pierde con bajos precios del crudo?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) analizó las repercusiones en la economía mundial si el conflicto en Iraq causará un choque de precios en el petróleo. La multilateral detalló que ante la baja del valor del barril de crudo habrá muchos países que se verán beneficiados, pero otros saldrán perjudicados con dicha tendencia.

Entre los ganadores estarán los países importadores y los clientes de las gasolineras; mientras que algunos perdedores serán los productores de petróleo y los brokers.

En marzo de 2014, el barril del West Texas valía alrededor de 100 dólares, para junio se cotizaba en cerca de 105 dólares, y ayer viernes cerró en 81.01 dólares por barril. Asimismo, el barril de petróleo Brent ha caído 25% desde agosto pasado.

El primer ganador con este descenso de precios es la economía mundial en sí, ya que un cambio de 10% en los precios del petróleo afecta 0.2% el Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

Cuando el precio del petróleo cae se experimenta un crecimiento en el PIB mundial. Esto sucede porque los países mueven sus recursos hacia otros rubros, por ejemplo, cuando el precio del gas bajo más en Estados Unidos que en Europa, ese país se enfoca en impulsar las exportaciones, logrando 6% más que el resto del mundo.

Este es un claro ejemplo de oferta y demanda, la baja de precios puede traer un efecto positivo si hay oferta del producto y una demanda significativa, pero cuando la demanda es baja o débil, significa una pérdida.

Por otra parte, el impacto de la caída del petróleo se puede medir según las finanzas de los países. En el caso de Arabia Saudita, este país ha sufrido un impacto en sus ingresos aunque, no verá mayor efecto negativo dado que tiene suficientes reservas y crédito para afrontar la crisis.

En Estados Unidos el impacto es más incierto, el descenso de precios podría afectar el crecimiento del país. En gran parte se debe a que es, simultáneamente, uno de los consumidores, productores e importadores de petróleo más grandes del mundo.

Un crudo barato e índices bajos de interés llevarían a ese país a un crecimiento de 0.1% para el 2015, pero esto será una compensación gracias a una moneda más fuerte, un crecimiento económico global más lento y un mercado bursátil débil.

También se ha visto que a menores precios del petróleo se experimentó una desaceleración de la inversión empresarial, empero, los consumidores se han visto más beneficiados.

En torno a esta situación, el ritmo de crecimiento de la actividad de perforación para obtener crudo en el país norteamericana disminuirá si los precios se mantienen en un rango de entre $80 y $85.

El lado positivo de esto es para los consumidores, quienes tendrán mayor poder de compra para gastar en otras necesidades, debido al menor gasto en combustibles.

Otras naciones que percibirán beneficios serán países industrializados con déficit energético, como Europa y Japón. Países emergentes como Turquía, India, China, Sudáfrica y Chile encontrarán rentabilidad en estos precios, tomando en consideración que han sido países que han importado el producto a precios de $100 por barril.

Es importante denotar que países que dependen más de la agricultura, como el caso de Latinoamérica, son los que tendrán mayores beneficios, ya que la agricultura es más dependiente de la energía que los sectores industriales.

Precios más bajos significará que los costos de producción de muchos agricultores se abaratarán. El FMI postula que "petróleo más barato, puesto en una balanza, es mejor para los países más pobres".

Otro beneficio para estos países será el costo del subsidio por energía. De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, el costo global por consumo de energía subsidiada es de $550 mil millones. Con la reducción de precios, este costo llegaría a $400 mil millones. La Agencia recomienda este momento para que muchos países aprovechen los precios bajos y detengan los subsidios.

Más que todo son los países importadores de petróleo, y en desarrollo, los que han obtenido los mayores ahorros en sus gastos mensuales, pues desde hace meses gozan de la disminución de precios.

Sin embargo, tal baja en la cotización del "oro negro", repercutirá en países, como Venezuela, a los que se les dificultará balancear sus presupuestos gubernamentales para cerrar el año.

Algunos analistas consideran que si el precio del petróleo se mantiene por debajo de los $90 por barril, se verán apretones fiscales y cambios de régimen en países como Irán, Bahrein, Ecuador, Venezuela, Argelia, Nigeria, Iraq o Libia.

Los países que sufran de problemas en su balanza de pagos, y dispongan del petróleo como una fuente clave de sus ingresos, serán los perdedores más grandes en este escenario, entre los cuales destacan Rusia e Irán.

Rusia es uno de los perdedores más grandes con esta situación.

En Latinoamérica, Venezuela será el país más afectado. La consultora venezolana Síntesis Financiera detalla que los ingresos del país suramericano por venta de crudo bajaráccn en $12,000 millones

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación