Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Quevedo: "El país refleja un nivel alto de incertidumbre"

Banquero dice que los clientes reflejan lo que pasa en el país: parando sus inversiones a causa de la incertidumbre política.

El presidente de Promérica El Salvador, Eduardo Quevedo, dice que abrirán tres nuevas agencias este año. EDH / Marvin Recinos

El presidente de Promérica El Salvador, Eduardo Quevedo, dice que abrirán tres nuevas agencias este año. EDH / Marvin Recinos

El presidente de Promérica El Salvador, Eduardo Quevedo, dice que abrirán tres nuevas agencias este año. EDH / Marvin Recinos

"Todo mundo ha parado su inversión y nosotros -los bancos- somos el reflejo de los clientes", dice con firmeza Eduardo Quevedo, presidente banco Promérica.

Su respuesta es a la pregunta, sobre ¿cómo incide en la banca el ambiente preelectoral de El Salvador?.

El banquero considera que todo tiene una explicación, ya que luego de cuatro años y medio del actual Gobierno, en El Salvador "se refleja un nivel alto de incertidumbre", que afecta a todos los sectores, a la inversión.

Y aunque Quevedo dice que es normal que previo a una elección se frenen proyectos, no puede ser normal para un banco que se proyecta mantener un crecimiento del 20 por ciento, como cerraron el año anterior y que, precisamente, este año ha apostado por crecer en Latinoamérica.

Lo que para este ejecutivo está claro es que "negocio siempre hay", no importa si quien gobierna proviene de izquierda o de derecha.

Para el caso, Promérica tiene casi un centenar de agencias en la Nicaragua de Daniel Ortega, donde son líderes, y ahora potenciarán su presencia en Ecuador, que ya suma siete años de presidencia con Rafael Correa.

Si bien en esos países ha habido ciertas regulaciones, los inversionistas han tenido un panorama claro y han aprovechado las oportunidades para replantear sus negocios.

Lo que reclama este banquero, previo a las elecciones presidenciales en El Salvador, " son reglas claras" para los inversionistas, apoyo real al sistema educativo y en su defecto mejorar el clima de negocios y crear certidumbre.

En Ecuador, por ejemplo, ha habido regulaciones que casi renovaron toda la legislación financiera para limitar las utilidades de los bancos, pero el crecimiento de la economía ha estado por el orden del 6 % y 7 % del PIB, lo que ha compensado el negocio. En el país ha sido todo lo contrario, se han hecho reformas para limitar ganancias a los bancos y el crecimiento se ha estancados (1.9 % del PIB en 2013).

Quevedo dice que la educación es clave para los países porque potencia el talento y el valor de las personas. Pone de ejemplo la incidencia de los jóvenes que se gradúan de la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN ) y como son fuerza de cambio para muchas empresas.

"Reglas claras es la clave", insiste el banquero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación