Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Puerto de Acajutla y Aeropuerto subsidian operación en La Unión

Son las dos únicas empresas de la autónoma que generan ganancias pues el Puerto de La Unión reportó pérdidas por más de $2.1 millones en 2014.

Aeropuerto Internacional de El Salvador

El Aeropuerto de San Salvador es una de las dos únicas empresas rentables de CEPA. | Foto por Archivo

San Salvador, lunes 08 Julio 2013.

Los ingresos por operaciones que perciben el Puerto de La Unión, el Aeropuerto de Ilopango y el Ferrocarril Nacional son tan insuficientes que necesitan del subsidio que les prestan el Puerto de Acajutla y el Aeropuerto Internacional para financiar su déficit. 

“Ilopango presenta pérdidas, Puerto de La Unión presenta pérdidas y Fenadesal presenta pérdidas y estos tres activos los mantiene el Aeropuerto (Internacional de El Salvador) y  el Puerto de Acajutla. Con ellos dos estamos haciendo el esfuerzo de mantener los otros tres”, dijo ayer el presidente de CEPA, Nelson Vanegas, en la presentación de su rendición de cuentas. 

Solo el Puerto de La Unión tuvo en 2014 ingresos de operaciones por tan solo $408,000, mientras que sus gastos de operación ascendieron a $2.5 millones, lo que le genera una pérdida bruta de $2.1 millones. 

Pero si a este monto se le suman $8 millones de su depreciación y el pago del préstamo que se le debe a los japoneses, su gasto total asciende a más de $10 millones, que deben salir de los ingresos de las otras empresas logísticas de Cepa.

Lo mismo ocurre con Fenadesal que, de acuerdo con Vanegas, tuvo que prescindir de una aportación del Gobierno Central de $400 mil dólares que ahora le toca financiarlas a las demás empresas. 

El Puerto de Acajutla recibió en 2014 ingresos por operaciones que sumaron $33.4 millones mientras que sus gastos representa $25 millones y una utilidad bruta de $8 millones. 

El Aeropuerto Internacional percibió en 2014 un total de ingresos por $42.4 millones y gastos por $22.8 millones, con una utilidad bruta de $19.6 millones. 

Vanegas dijo que ante esta situación están  buscando “llegar al punto de equilibrio” al tratar de reactivar el trabajo comercial del Aeropuerto de Ilopango, en el corto plazo. 

También aseguró que están trabajando por que Fenadesal tenga su propia sostenibilidad.
Este cargo extra en financiamiento que tienen el Puerto de Acajutla y el Aeropuerto Internacional también complica sus inversiones futuras pues el dinero que ocuparían para sus proyectos, debe financiar el gasto de otros. 

Por eso mismo, Cepa ha tenido que endeudarse o titularizar ingresos futuros. Solo para remodelar ciertas áreas de la terminal aérea y recarpetear la pista principal el Gobierno tuvo que titularizar $58 millones. 

También ha tenido que cambiar tarifas de operación en el Puerto de Acajutla, luego de 15 años de que no se cambiaran. Y para echar a andar el plan maestro que permitiría su ampliación, Cepa necesitaría por lo menos otros $100 millones, que analiza obtener a través de titularizar los fondos de pensiones. 

Los estados financieros de CEPA muestran que la deuda externa de la autónoma ascendía en 2014 a $62.5 millones más otros $69.2 millones de endeudamiento interno. 

Sobre el préstamo con los japoneses para la construcción del Puerto La Unión, Vanegas aseguró que ya se pagó el 60% del crédito. 

Aún no aclaran concesión por el Puerto La Unión 

La concesión del Puerto La Unión va para largo pues el presidente de Cepa, Nelson Vanegas, dijo que aún no definen cuál será el método que se utilizará para concesionar la terminal portuaria luego que la primera licitación internacional se declarara desierta. 
Por ahora siguen en pláticas con dos empresas internacionales que, según Vanegas, están muy interesadas en participar del proyecto que dará la terminal en concesión durante 30 años. 


Según la Ley de Adquisiciones y Contrataciones Públicas (Lacap), al declararse desierta la primera licitación, corresponde hacer un llamado para una segunda licitación. Sin embargo las autoridades aún no deciden si se hará bajo esta modalidad o si se hará a través de un asocio público privado o una contratación directa. 

Vanegas explicó ayer que las empresas interesadas le darían a Cepa sus aportes en tres áreas: en el área técnica, financiera y legal. 
Estas observaciones no estarían listas sino hasta el final del año, por lo que habrá transcurrido un año más sin que el puerto haya iniciado sus operaciones, desde que su infraestructura fue terminada en 2005. 


A la fecha el Puerto se mantiene operando a su mínimo y no recibe ingresos que le permitan sufragar sus millonarios gastos, que ascienden a más de $2.5 millones al año.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación