Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El próximo año será más difícil contratar deuda

El próximo gobierno deberá renegociar otro acuerdo con el FMI

Contar con el efectivo para cumplir con sus compromisos costará más trabajo. foto edh / ARCHIVO

Contar con el efectivo para cumplir con sus compromisos costará más trabajo. foto edh / ARCHIVO

Contar con el efectivo para cumplir con sus compromisos costará más trabajo. foto edh / ARCHIVO

El próximo gobierno que llegue al poder en 2014 tendrá más dificultades para conseguir financiamiento en el exterior, si no negocia una nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), concluyen economistas.

La deuda total del país ya superó el 50 % del Producto Interno Bruto (PIB), la calificación de riesgo del país desmejora cada año y el crecimiento económico no superará el 2 %.

Si el país no ordena sus préstamos, no amplía sus plazos ni trata de bajar las tasas de interés que paga, no podrá ser un sujeto de crédito confiable y tendrá que pagar más intereses por la que contrate.

De hecho, las consecuencias de un desorden fiscal ya están a la vista. La presidenta del Banco Central de Reserva, Marta Evelyn de Rivera, confirmó el miércoles que el Gobierno recibirá el próximo año menos desembolsos de parte de los bancos multilaterales, sobre todo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Mundial (BM).

Y no es para menos. Desde que el país incumplió el acuerdo Stand By con el FMI, estos bancos han sido más precavidos para otorgar financiamiento.

De hecho, pocos meses después de que el Gobierno suspendiera el acuerdo con el FMI, en abril del año pasado, el Banco Mundial decidió no otorgar $150 millones al país porque no consideraba que fuera el "momento oportuno".

El BID sí otorgó un préstamo de $100 que fueron utilizados para saldar gastos corrientes que el gobierno tenía en esa oportunidad.

"Para el próximo año el país recibirá pocos desembolsos de los organismos internacionales. Por ello el gobierno que sea electo el próximo año tendrá la necesidad de tener que endeudarse para desarrollar todos sus proyectos, pero deberá de desarrollar un acuerdo de sostenibilidad fiscal y una política de austeridad si se quiere bajar la deuda", dijo la representante del Banco Central.

Para el economista Claudio de Rosa, es lógico que si el país no ha sido ordenado con sus finanzas, los organismos no quieran prestarle más.

"Lo que sé por experiencia es que normalmente cuando uno no cumple con un acuerod, hay condicionalidades en otros préstamos que inhiben que se puedan utilizar esos recursos", dijo el economista.

Y tal como pinta el proyecto de presupuesto general para 2014, el país necesitaría adquirir créditos por hasta $1,045 millones (3.6 % del PIB), según De Rosa, pues Hacienda no ha incluido todos los gastos que hará el próximo año.

Para el economista Roberto Rivera Campos, no es que al país se le vayan a cerrar las puertas al crédito. Los inversionistas querrán seguir comprando bonos al país y los organismos internacionales seguirá otorgando préstamos, pero sí reconoció que se le hará más difícil obtenerlo.

"No tenemos el acuerdo con el FMI y eso hace las cosas más difíciles", dijo.

Este acuerdo "ponía en cintura" las finanzas del país: durante un periodo de cinco años le estableció metas de déficit fiscal, de recaudación de ingresos y un límite de gasto, además de un crecimiento económico. Sin embargo el Gobierno nunca cumplió las medidas impuestas por lo que el organismo y las autoridades convinieron suspender el acuerdo y dejar de lado un respaldo monetario de $780 millones.

Rivera Campos coincide con De Rosa en que el nuevo gobierno deberá renegociar un acuerdo con el FMI, con el que enviaría inmediatamente una señal de responsabilidad fiscal a los organismos multilaterales.

Deuda más cara

Puede que el Gobierno consiga toda la deuda que necesita, pero ésta será seguramente más cara.

En un artículo publicado hace unos días el ex ministro de Hacienda y economista, Manuel Enrique Hinds, asegura que es inminente que las tasas de interés subirán, a medida que la Reserva Federal reduzca la inyección de dinero.

Eso significará que los bonos que se coloquen en el futuro serán más caros.

Según datos del Ministerio de Hacienda, el 40 % de la deuda total del país paga tasas entre el 6 y el 8 % de interés.

"A medida que la deuda va creciendo, la tasa de interés que cobran sobre todo los inversionistas financieros tienen a ser mayores. Eso aumenta el costo de la deuda", dijo por su parte Rivera Campos.

El 55 % de la deuda del país está en manos de inversionistas mientras que otro 35 % lo tienen los organismos multilaterales.

Según Rivera Campos, los puntos principales en los que se debe enfocar el gobierno es en no aumentar la deuda más del nivel en el que ya está y hacer un ajuste fiscal que permita más ingresos al país.

El crecimiento económico juega un papel importante para reducir la deuda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación