Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Productos "Made in China" invaden mercado salvadoreño

Hasta septiembre de este año, los comerciantes habían importado productos y juguetes chinos valorados en más de $500 millones, con lo cual prepararon sus inventarios para la temporada

Productos "Made in China" invaden mercado salvadoreño

Productos "Made in China" invaden mercado salvadoreño

Productos \"Made in China\" invaden mercado salvadoreño

¿Ha revisado usted en alguna ocasión las etiquetas de su ropa, calzado, juguetes de sus hijos, electrodomésticos del hogar y otros enseres?

Si usted es buen observador a la hora de comprar sus productos, puede darse cuenta que la mayoría de estos objetos tienen el sello "made in China", precisamente porque un gran porcentaje de los productos que el país está importando para la temporada navideña son fabricados en ese país asiático.

Según cifras del Banco Central de Reserva (BCR), cada año aumenta la importación de productos que provienen de China, hasta septiembre de este año se contabilizaban 502 millones de dólares en compras a ese país, mismas que sirven para incrementar los inventarios de los grandes comercios, y de sus distribuidores.

A diciembre de 2012, las importaciones de China alcanzaron los 603 millones de dólares.

Artículos como aparatos de sonido, televisiones y celulares forman parte del rubro que ocupa el lugar número uno en la tabla de compras desde el exterior, y no es para menos, la influencia de la modernización tecnológica a nivel global, ha contribuido a que países como El Salvador busque estar a la vanguardia con lo último en tecnología.

Como muestra de ello tenemos la revolución en el mercado de televisores de alta definición, con diversas características y en variedad de tamaños; aparatos de sonido con sistemas renovados; celulares con características y aplicaciones que cada vez permiten que exista una mayor y mejor conexión entre los consumidores y además que incorporan muchísimas aplicaciones para los usuarios.

Pero eso no es todo, el avance en la fabricación de maquinaria de vanguardia para procesos industriales, permite que países como el nuestro busque mantener relaciones comerciales que permitan la transferencia de productos para beneficio de grandes empresas que requieren maquinaria de este nivel.

Fuerte socio comercial

De acuerdo con los datos proporcionados por el Banco Central de Reserva, hasta la fecha, China representa el cuarto lugar como socio comercial de nuestro país.

Antes de este, le superan las importaciones que se realizan de Estados Unidos, México y Guatemala.

El mayor proveedor de materias primas, bienes y servicios, sigue siendo el principal socio comercial de la región: Estados Unidos.

El segundo país del cual El Salvador depende para suplir demandas de consumo y producción de bienes exportables es Guatemala, de acuerdo con los datos del BCR.

México, ocupa el tercer lugar, dentro de los países a la cual los empresarios y comerciantes salvadoreños recurren para comprar y abastecer el mercado nacional, ya sea de materias primas o de productos terminados listos para el consumo.

Sin embargo, pese a que estos países le venden gran cantidad de productos a nuestro país, el aumento en la compra de productos desde China no se puede menospreciar.

En 2001, China ocupaba el lugar número 15 en la lista de países que abastecía el mercado salvadoreño. Tres años más tarde saltó cinco puestos, y desde 2007 China se ha ubicado en el cuarto lugar de los países que proveen al nuestro.

La cantidad de productos chinos importados varían según las temporadas, es decir tienen estacionalidad.

En esta época por ejemplo, la compra de los aparatos de televisión, equipos de sonido, celulares, cámaras fotográficas y juguetes tienden a incrementarse.

Pero en general, existe una marcada tendencia de compra a lo largo del año, que abarca desde los productos tecnológicos, como los televisores, aparatos de sonido y celulares, pasando por ropa, calzado, plásticos, hasta los juguetes. (Ver recuadro aparte).

¿Por qué se importan bienes desde China?

El alto crecimiento económico de China y la producción masiva de nuevas manufacturas han tenido una enorme influencia en la evolución de los mercados mundiales.

El Salvador no es la excepción, los productos chinos tienen una gran demanda en el país, a causa de su bajo precio y su creciente calidad.

Pese a que El Salvador no mantiene una relación diplomática con China Continental, la relación comercial cada año avanza a paso agigantado.

De acuerdo con Mario Magaña, director de asuntos económicos y comerciales de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, el incremento en las compras de productos desde el continente asiático, se debe a diversos factores.

"El comerciante salvadoreño explora diversos mercados y compra donde considera que hay un alto margen de ganancia", explicó Magaña.

Además apunta que los precios que oferta China son muy competitivos debido a que cuentan con mano de obra barata y precios de energía más bajos que les permite producir a costos menores.

Compras versus ventas hacia el exterior

Pese a que El Salvador refleja un significativo incremento anual en la compra de bienes desde el continente asiático, las cifras también indican que se continúa en un proceso muy desequilibrado con respecto a las ventas al exterior.

Las exportaciones hacia China a penas alcanzaron los 4.4 millones de dólares hasta septiembre de este año.

Los productos que más se están vendiendo al continente asiático son materiales para reciclaje, entre ellos papel, cartón y aluminio.

En materia de exportación de papel, datos del BCR detallan que suman un estimado de 2.7 millones de dólares hasta septiembre de este año; la venta de cartón fue por un millón de dólares y la venta de aluminio por 0.77 millón de dólares.

Materiales de desperdicio que no alcanzan a igualar ni en un 10% la cantidad de lo que se compra desde China.

Esta relación refleja un desequilibrio comercial enmarcada en una serie de factores que ponen en desventaja a nuestro país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación