Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Primer Bachillerato en Diseño Industrial estará en Ahuachapán

Casa La Atarraya lidera proyecto. El bachillerato será parte del Center for Design, que será una infraestructura de 8 aulas y un laboratorio en diseño industrial aplicado

Centro Escolar Casa La Atarraya promueve un ambiente de estudio creativo. Foto EDH / Jorge Reyes

Centro Escolar Casa La Atarraya promueve un ambiente de estudio creativo. Foto EDH / Jorge Reyes

Centro Escolar Casa La Atarraya promueve un ambiente de estudio creativo. Foto EDH / Jorge Reyes

El Centro Escolar Casa la Atarraya, ubicado en una zona rural de Ahuachapán, impartirá el bachillerato en diseño industrial, que será el único de su tipo en El Salvador.

Casa La Atarraya inició operaciones en 1992, bajo una óptica de centro comunitario y asistencial social para niños de kínder.

Tres años antes de que existiera el centro escolar, los esposos Robert Hamilton (de Estados Unidos) y María Teresa de Hamilton (salvadoreña) deciden crear la ONG Casa La Atarraya y legalizarla en EE. UU. para gestionar fondos y apoyo de donantes para su visión de apoyo a El Salvador. Actualmente el Centro Escolar brinda atención a 400 alumnos, desde kínder a bachillerato.

La idea del nuevo bachillerato en diseño industrial surge de la visita del empresario naviero estadounidense Steve Carlton, propietario de Nautique Boat Company, que como parte de su labor social decide visitar ese centro escolar para donarles una decoración de uno de sus barcos, en el proceso de diseñarlo vio como los jóvenes se interesaban y preguntaban sobre el software que él utilizaba en la computadora, en ese momento decide donarles una licencia del programa de diseño industrial que el utilizaba.

Pero Carlton no se quedó ahí y empezó a empujar para implementar un laboratorio completo de fabricación digital, es así como logra invitar a la empresa distribuidora del software de diseño industrial, McNeel Miami, gracias a esa gestión pasaron de tener una licencia a 30 licencias para lograr la certificación legal del laboratorio de diseño de fabricación digital.

La acreditación por parte de McNeel Miami representa que, a futuro, los estudiantes puedan hacer trabajos para empresas en cualquier lugar del mundo desde el laboratorio en Ahuachapán.

A inicios de este año Casa La Atarraya participó en la conferencia "Rhino Days", en el Savannah College of Art & Design de Georgia, Atlanta. Espacio que sirvió para dar a conocer este proyecto a nivel internacional, al mismo tiempo permitió hacer un networking con universidades y empresas que tienen interés en apoyar la implementación este año. Estas universidades incluyen University of Florida, University of Idaho, y University of Oregon.

Este mes le aprobaron a Casa La Atarraya construir el Center for Design, que consiste en 8 aulas dedicadas al bachillerato técnico de Diseño en Fabricación Digital (diseño industrial). Para entrar a este bachillerato, los alumnos necesitan tener un CUM de 7 en adelante, tener un nivel promedio de inglés, y llenar una aplicación. "Innovar es todo, queremos prepararlos para las carreras del futuro", explicó Jennifer Hamilton, hija de los fundadores de Casa La Atarraya y actual directora académica del centro escolar.

Para Hamilton, antes de iniciar este bachillerato hay que preparar la mente del estudiante, "estamos alineando el sistema educativo interno a un modelo basado en entrega de proyectos y que potencia las ciencias y las matemáticas", agregó.

A la fecha el proyecto del bachillerato en diseño industrial está en la fase inicial, la infraestructura se espera esté lista a finales de este año, los profesores están siendo capacitados y acreditados en el exterior y ya se cuenta con una arquitecta para liderar la transición.

La familia Hamilton ha gestionado e invertido un total de $3 millones con la ayuda empresarios y donantes del exterior para este proyecto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación