Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Prevén reducción de 250 mil qq de café en cosecha 2015-16

La sequía ha ocasionado que se acelere la caída del grano en las plantaciones

Los problemas para el sector cafetalero parecen no tener fin. Llevan dos cosechas consecutivas con una producción menor al millón de quintales de café oro-uva y prevén que la situación continúe igual para la cosecha 2015-2016.

Pese a que la roya no está afectando tanto en este momento, se les ha venido otro problema encima: la sequía prolongada ha ocasionado que las plantas comiencen a botar el grano de manera acelerada, según lo señalan representantes del sector.

De acuerdo con un comunicado de prensa que emitió la división Centa-Café del Ministerio de Agricultura y Ganadería, el promedio nacional de incidencia de roya del cafeto en junio 2015 fue de 3 %.

Pero según lo habían declarado la semana anterior los productores de café, este no es el problema que les preocupa en este momento, sino la falta de lluvias que mantiene con déficit de humedad los suelos.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafé), Marcelino Samayoa, la sequía severa ha provocado que el grano comience a caerse.

"El árbol elimina normalmente un 30 % de esos granos, pero hoy algunas plantaciones ya han botado hasta un 43 %", señaló Samayoa.

Sumado a esto, la proliferación de insectos como la araña roja y la Broca que afectan el grano, mantienen en zozobra al sector cafetalero.

Según lo prevén, la cosecha 2015-16 podría ser mucho más reducida que la de 2014-15, donde apenas se sacaron entre 850 mil y 900 mil quintales.

"Esto es serio, estamos haciendo los primeros cálculos y si la cosecha va bien (si mejoraran las condiciones climáticas) vamos a llegar a los 650 mil quintales, y si la condición sigue igual, quien sabe cuánto se logre sacar", advirtió el presidente de Abecafé.

De acuerdo con el presidente de la Fundación Salvadoreña para Investigaciones de Café (Procafé), Atilio Magaña, lo que sucede cuando no se tiene una lluvia normal y se tienen condiciones extremas de sequía, es que el suelo deja de tener la humedad necesaria para que la planta pueda recibir los nutrientes necesarios y al no tenerlos, el grano puede sufrir un menor rendimiento o terminar por caerse.

"Con esto de la roya y ahora con el cambio climático muy probablemente no podamos recuperar la cosecha en el país", resintió el presidente de Procafé

Este mismo sentir expresó el presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador (Acafesal), Sergio Ticas, quien afirmó que las variaciones en el clima y el nivel de afectación que está teniendo en las plantaciones de café, los ha llevado a pensar que esta cosecha puede ser incluso inferior a los 500 mil quintales.

"La situación es bastante crítica. El grano comienza a caerse, la planta no tiene la suficiente fertilización y la roya puede atacar cuando vengan las lluvias", señaló Ticas.

Entidades internacionales, como el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa), han señalado la necesidad de que el país estudie la afectación que puede tener el cambio climático en unos de los principales productos que generan divisas al país, como es el café.

También han advertido que por la ubicación del país, puede ser uno de los que resulte más afectado por la sequía a nivel regional.

"El país necesita de una intervención más integral, El Salvador es uno de los países que más pérdidas ha tenido en sus cosechas", indicó el representante del Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura (Promecafé), Enrique Abril.

Un problema tras otro

Tal como lo señaló el representante de Acafesal, el problema además de perder el grano sin que este logre madurar, es que la planta no está absorbiendo los fungicidas y no podrá resistir un ataque de roya.

"Esto es dramático. Aparte de las limitaciones económicas que tenemos, logramos conseguir el abono, pero lo pusimos y no fue absorbido por la planta y ya no tenemos más dinero para más", resintió Ticas.

Según lo apuntó el presidente de Acafesal, cuando pase el periodo seco, el grano que aún se encuentre en las plantaciones puede encontrarse muy expuesto al hongo.

"En mi caso he tenido que suspender siembras por todo lo que está pasando. Todo esto, además de pérdida, nos causa atraso", lamentó Samayoa.

El sector cafetalero ha venido enfrentando varios problemas los últimos años, sin que se tomen políticas serias al respecto, según lo señalan.

Aparte de las enfermedades que han atacado el parque cafetalero, se han reducido significativamente las cosechas, se han perdido mercados extranjeros con la reducción de las exportaciones del grano, y además muchos de ellos se enfrentan a falta de financiamiento para poder continuar en la labor de producción.

También los precios internacionales de café continúan siendo muy bajos. Han pasado de $200 a mediados del año pasado y este se han mantenido entre los $129 y $140.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación