Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Presidente Nicaragua cambia autoridades energía y minas

El gobierno anunció cambios en el gabinete del rubro energético y posibles reducciones en costos de electricidad.

MANAGUA. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, nombró ayer como nuevo ministro de Energía y Minas a Salvador Mansell, en sustitución de Emilio Rappaccioli, quien ejercía el cargo desde enero de 2007.

Mansell, ingeniero de profesión y también presidente ejecutivo de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), fue nombrado como nuevo titular de Energía y Minas, según un decreto del Ejecutivo publicado en el Diario Oficial, La Gaceta.

En tanto, Ortega nombró a Rappaccioli como asesor presidencial en Energías Renovables, un nuevo cargo, según el decreto presidencial.

El Ejecutivo no explicó los motivos de esos nombramientos.

Los cambios en el sector de la energía ocurren el mismo año en que está previsto comience la construcción del proyecto hidroeléctrico Tumarín, valorado en 1,100 millones de dólares.

Tumarín generará 253 megavatios.

El Gobierno de Nicaragua proyecta captar inversiones por 4,000 millones de dólares en la generación de energía con fuentes renovables en los próximos 15 años.

En septiembre pasado, Rappaccioli dijo que con esas inversiones pretenden incorporar 1,354 megavatios de energía a base del calor de los volcanes, el viento, el agua, el sol o de los desechos de los ingenios, que integran las fuentes renovables, durante el período 2014-2028, más del doble de lo que actualmente consume.

Nicaragua espera producir el 97 % de su energía a partir de fuentes renovables para el año 2028.

Baja de tarifas

El Gobierno de Nicaragua también está analizando la posibilidad de reducir la tarifa energética a propósito de la caída de los precios internacionales del petróleo, informó ayer un diputado del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

En el precio del megavatio de energía en Nicaragua cerró con un promedio de 6.1 córdobas (0.22 dólares) en 2014, alcanzando su máximo valor en octubre pasado, con 6.34 córdobas (0.23 dólares), mientras que en diciembre costó 6.09 córdobas (0.22 dólares), según el Banco Central de Nicaragua (BCN).

Organizaciones de consumidores, como el Instituto Nicaragüense de Defensa del Consumidor (Indec) y el Centro Jurídico de Ayuda al Consumidor han mantenido que, con la baja en el petróleo, la tarifa debería costar un 40 % menos.

Hasta ahora la razón oficial por la que la tarifa energética no baja se debe a un crédito del Gobierno con la financiera Caja Rural Nacional (Caruna) para subsidiar a 835,000 usuarios que consumen menos de 150 kilovatios hora por año. —ACAN-EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación