Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

15 de 22 pozos de agua del distrito de riego Zapotitán están inservibles

El Distrito fue construido y opera desde hace 41 años. Debido al pobre o nulo mantenimiento solo operan 7 de los pozos, poniendo en jaque la producción agrícola

El agua que aún sale en algunos pozos no puede ser recogida y trasladada a los demás terrenos de forma manual.

El agua que aún sale en algunos pozos no puede ser recogida y trasladada a los demás terrenos de forma manual.

El agua que aún sale en algunos pozos no puede ser recogida y trasladada a los demás terrenos de forma manual.

Aunque el Distrito de Riego de Zapotitán 1, en el departamento de La Libertad es uno de los principales proveedores de semilla mejorada para paquetes agrícolas que entrega el Gobierno, los productores de la zona señalan que las condiciones para que puedan continuar en la labor de siembra no se les están dando. Según lo exponen, de 22 pozos que tienen para regar los cultivos, solamente siete están en funcionamiento.

Desde hace 2 años, según lo relatan los productores, el Gobierno les viene prometiendo la reactivación de los 15 pozos que se encuentran dañados en el sector, pero hasta la fecha continúan en la misma situación.

Tal como relatan, desde 2012 cuando la Asamblea Legislativa aprobó el préstamo de $60 millones provenientes del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para el agro, proyectos como la reactivación de los distritos de riego quedaron establecidos en el dictamen.

Sin embargo, de acuerdo con uno de los representantes del Distrito, German Arévalo, han pasado más de 20 meses, y los $1.3 millones que se supone se destinaron para riegos en la zona de Zapotitán, en La Libertad, no se ven invertidos en infraestructura.

"Los pozos tienen más de 25 años desde que se instalaron y su vida útil era de 10 años. Desde el año pasado nos vienen postergando la fecha para arreglarlos. Primero dijeron que en julio de 2013, después que en septiembre; este año ha pasado lo mismo y hoy ya dicen que hasta para el otro año", resintió Arévalo.

En un recorrido realizado por este medio, se constató que, en efecto, varios de los pozos se encuentran con infraestructura obsoleta y en algunos casos con obras a medias, debido a que, según lo explicaron los lugareños, personas del Gobierno llegaron con indicaciones que iban a trabajar en ellos, y las obras quedaron a medias.

Lo más grave de la situación es que a esta altura ya deberían estar en las labores de siembra, pero sin el agua necesaria para que se desarrollen los cultivos, muchos prefieren no arriesgarse.

El suelo de la zona, según lo comentan varios productores agremiados en la Asociación de Regantes de Zapotitán (Arez), es bastante arenoso y las condiciones climáticas en este momento pueden contribuir a que se pueda sembrar, sin embargo, al pasar la época lluviosa necesitarían los sistemas de riego en funcionamiento.

"Nosotros no tenemos capacidad de arreglarlos, si no tuviéramos necesidad, no tendríamos porqué andarle rogando al Gobierno", indicó Apolonio Urbina, representante del comité Entre Ríos, en Zapotitán.

Los agricultores comentaron durante el recorrido que para poder irrigar las plantaciones a veces deben recurrir a métodos manuales, pero que esto no alcanza a cubrir más de una manzana.

"Extensiones hasta de cinco manzanas no se pueden regar con bombas manuales", lamentaron los productores.

Al consultarle al ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, sobre cuándo podrían llevarse a cabo las labores para reactivar los pozos que se encuentran dañados, este señaló que hasta marzo del próximo año podrían esperarlas los agricultores de la zona.

"Estamos en un proceso de comprar las bombas para rehabilitar la zona de Entre Ríos y otros aledaños, y crear la estación de Talnique 2 que fue afectada por la construcción de puente en Ateos. Esa licitación ya está en marcha también", dijo el ministro.

Otros que tienen acceso y las posibilidades para hacerlo, según lo señalaron los agricultores de Zapotitán, recurren a prestar maquinaria para hacer las labores de riego, pero en este caso, tal como lo refieren, se generan más costos en pago de mozo, pago de gasolina y aceite para la maquinaria que prestan.

Mientras tanto, según lo apuntó Ortez, se encuentran a la espera de firmar un convenio con el presidente de Anda para que la entidad colabore con bombas transitoriamente en esta época en la que ya se deben iniciar las labores de siembra.

Pese a esto, los agricultores de Zapotitán dijeron desconocer de este proyecto temporal.

Lo que urge, según lo comentan, es que realmente el Gobierno tome cartas en el asunto. "Ellos dijeron que iban a reactivar la agronomía y no han hecho nada", apuntó Apolonio Urbina, representante del Comité Entre Ríos.

El mismo presidente Salvador Sánchez Cerén apuntó en su discurso en los primeros 100 días de gobierno que se estaban llevando a cabo acciones en pro de mejorar la agricultura en el país, pero los productores de Zapotitán lamentan no ser parte de los sectores a los que ha ayudado el Gobierno y es el mismo sentir entre agricultores del oriente del país.

Varias plantaciones se verían afectadas

Según lo advirtieron los agricultores, si los pozos que se encuentran obsoletos no son reactivados a la brevedad posible, varios de los cultivos que se producen en la zona de Zapotitán se verán afectados.

Esta zona es reconocida no solo por la producción de semilla mejorada de frijol, sino porque aquí los agricultores producen variedad de hortalizas, entre ellos pepino, berenjena, chipilín, güisquil y arroz.

"Si estos no vuelven a funcionar (refiriéndose a los pozos) 35 mil quintales de semilla de frijol se dejarían de sembrar y esto se traduce en casi cinco mil empleos directos", lamentó German Arévalo.

En el caso por ejemplo del güisquil, los agricultores señalan que debe tenerse bajo sumo cuidado, ya que requiere ser regado hasta de dos veces por semana, y al no contar con el líquido, se pierden las plantaciones y con ello el esfuerzo que se realiza y la inversión monetaria.

Entre los cinco comités que se ven mayormente afectados de la zona sur de Zapotitán (ver mapa adjunto), suman casi 1,200 manzanas las que deben aguardar para que el agua llegue a la zona.

"Es una ofensa que nos vengan a decir que mejor ya no produzcamos", resintió Apolonio Urbina.

Según datos de algunos productores agremiados en Areza, son más de 200 agricultores en la zona los que están siendo afectados, junto a sus familias y sus empleados.

Si esta situación persiste, también se pondría en juego 150 mil quintales de arroz que se producen en la zona, advirtieron.

El presidente de Areza, Mario Guerra, confirmó a este periódico que la petición de reactivar estos pozos que alimentan más de 4 mil 800 hectáreas, lleva más de dos años en un proceso de "paso lento".

"El distrito está abandonado en su infraestructura", afirmó Guerra.

Según datos del Ministerio de Agricultura, estos pozos fueron creados dentro del proyecto de Distrito de Riego y Avenamiento N. 1 en Zapotitán, por medio de decreto legislativo N° 214, el 20 de enero de 1971, aunque inició operaciones hasta 1973.

Desde entonces, no han recibido el mantenimiento necesario por parte del Estado, quienes deberían, según los agricultores, estar al pendiente de que cuenten con las condiciones necesarias para que año tras año, cuando se requiera de la producción de semilla mejorada, estos puedan abastecerles sin tener problemas en sus cosechas.

De acuerdo con don Roberto Chávez, también agricultor de la zona de Zapotitán, el Gobierno exige ciertas condiciones para comprarles la semilla mejorada y si estos cultivos desde un inicio no cuentan ni siquiera con la cantidad de agua suficiente, los problemas vienen a la hora de la compra.

Según lo señaló Roberto Chávez, el Gobierno no escatima en poner obstáculos si la semilla no tiene el color y la textura necesaria que ellos requieren en la compra.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación