Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pobreza aún afecta a la mitad de salvadoreños

El 53 % de la población no tiene acceso (o muy poco) a vivienda, salud, y servicios básicos. Según la CEPAL, la cifra no ha cambiado desde 2005

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó que algunos países están actualizando los criterios para medición de pobreza. Foto EDH / Archivo

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó que algunos países están actualizando los criterios para medición de pobreza. Foto EDH / Archivo

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, destacó que algunos países están actualizando los criterios para medición de pobreza. Foto EDH / Archivo

Las condiciones precarias, no económicas, asociadas a la pobreza continúan como un gran problema estructural para la población salvadoreña. En los últimos años no ha habido reducción de dichas carencias, según registra un estudio presentado ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

De acuerdo con el documento Panorama Social de América Latina 2014, la "pobreza multidimensional" afectaba al 53 % de la población salvadoreña al cierre de 2012.

El dato es significativo ya que el mismo documento mostraba que en 2005 la incidencia de este tipo de pobreza era, exactamente, de 53 %.

La pobreza multidimensional a la cual hace referencia el documento es un indicador que no se limita a aspectos económicos (ingresos de las familias), sino que contempla también la calidad de la vivienda, acceso a servicios básicos, educación, empleo y estándar de vida (ingreso y propiedad de bienes durables).

En la región nuestro país es superado en este indicador por Costa Rica, que redujo su porcentaje de pobreza multidimensional de 19 % en 2005 a 15 % en 2012.

El resto de países centroamericanos posee mayores índices de pobreza multidimensional, pero muestran una leve reducción. Honduras pasó de 73 % a 71 % y Nicaragua de 79 % a 74 % en el mismo período.

En cuanto a la pobreza, vista solo como un indicador de ingresos, la CEPAL señaló que en 2012 el 45.3 % de la población vivía en pobreza, mientras que en 2013 el porcentaje fue de 40.9 %; mientras tanto, el porcentaje de indigencia entre la población salvadoreña fue de 13.5 % y 12.5 %, respectivamente.

Hay estancamiento

A nivel regional se ha experimentado un estancamiento en la reducción de la pobreza y la indigencia. Pocos países reportan una disminución.

A nivel general, desde 2012 la pobreza se ha ubicado alrededor del 28 % de la población sin que haya un cambio significativo (ver nota secundaria).

En las valoraciones de la CEPAL se mencionó que la región no logró aprovechar el crecimiento en los precios de sus materias primas para contrarrestar la crisis financiera o invertir en el desarrollo social y económico.

En el caso salvadoreño las cifras del organismo indican que nuestro país invierte solo el 1.6 % de su Producto Interno Bruto (PIB) en políticas enfocadas en la integración y educación de la juventud. Costa Rica destina el 3.3 % y Guatemala el 1.8 %.

Por otro lado, la CEPAL señaló que aún persisten las diferencias de género. Las mujeres, debido a su rol en las tareas domésticas, ven reducida su participación laboral y su porcentaje de ingresos.

La secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, dijo que deben impulsarse políticas que apoyen a las mujeres y les permitan liberar parte de su tiempo para integrarse al mercado laboral.

Según estimaciones de la CEPAL, eliminar la brecha de participación entre hombres y mujeres (en la cual la población de ambos sexos en edad de trabajar pueda hacerlo) reduciría la pobreza salvadoreña en el 12 %. La reducción en la diferencia de ingresos, bajaría este indicador el 6 %.

Entre las conclusiones, el organismo regional recomendó invertir en educación, innovación e integración de jóvenes y mujeres, para lograr cambios estructurales en el continente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación