Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El petróleo se desploma en $32 el barril

El valor del crudo va en caída libre,  un precio que no se veía en más de diez años y medio.&n

En el último año el precio del barril de crudo ha ido cayendo afectando gravemente a exportadores como Venezuela.

En el último año el precio del barril de crudo ha ido cayendo afectando gravemente a exportadores como Venezuela. | Foto por EDH/Archivos

En el último año el precio del barril de crudo ha ido cayendo afectando gravemente a exportadores como Venezuela. .

VIENA. El precio del barril de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha proseguido su caída libre hasta cotizar hoy lunes en 32,60 dólares, un valor que no se veía en más de diez años y medio.

El Brent cerró en 38,45 dólares, el 1,39 % más que en la sesión anterior, y el Texas (WTI) avanzó el 2,86 %, hasta los 37,35 dólares, mientras que el barril de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) cotizó el lunes en 32,60 dólares, su valor más bajo en más de diez años, informó hoy el organismo.

Según los analistas, la escalada del resto de los precios, excepto el de la OPEP, puede responder a que los operadores financieros que apostaron por una caída de los precios optaron por cerrar posiciones y asegurar sus beneficios.

A pesar del rebote, el crudo ha perdido cerca del 25 % de su valor en seis semanas -el Brent cotizaba el 3 de noviembre en 51,34 dólares- y el exceso de oferta que ha empujado los precios a la baja tiene visos continuar invariable.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) cerró este martes la investigación sobre el programa nuclear iraní y despejó el camino para que se levanten las sanciones internacionales sobre Teherán, que podrá volver a comerciar con su petróleo.

La llegada a los mercados del crudo iraní incrementará la producción global, que excede a la demanda desde hace más de año y medio ante la negativa de la OPEP a rebajar su bombeo.

Irán, un efecto limitado

El objetivo de Arabia Saudí y sus socios es que el resto de productores, en particular la industria del esquisto estadounidense, encuentren dificultades para rentabilizar sus inversiones.

A pesar de los temores sobre Irán, algunos analistas sostienen de que su producción tendrá un efecto limitado, al menos durante los primeros meses, dado que pasará cierto tiempo antes de que las compañías extranjeras vuelvan a explotar los campos de petróleo en la República Islámica.

"El incremento de la producción en Irán será una cuestión que tardará meses, o quizás más tiempo", señaló a Efe el jefe de la Red de Investigación Global en Energía de la Universidad británica de Warwick, David Elmes.

"En una primera etapa explotarán la capacidad que tienen en estos momentos, pero para que las empresas internacionales se desplieguen en los campos actuales o busquen nuevas explotaciones estamos hablando de años", precisó el experto.

Elmes señaló que "se tiene que llegar a acuerdos y firmarlos. Antes de eso no es realista pensar que la producción iraní se incrementará de forma drástica".

La mayor amenaza para los precios del crudo continúa siendo el pulso de la OPEP al resto de productores mundiales, aunque otros factores de menor alcance han contribuido a la aguda caída de los últimos días.

El comienzo del invierno templado que se ha vivido en gran parte del hemisferio norte ha reducido la demanda de hidrocarburos, mientras que el acuerdo alcanzado en la Cumbre del Clima de París para reducir las emisiones ha repercutido en las perspectivas de futuro de la industria del petróleo.

La constatación por parte de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de que la demanda crecerá a un ritmo menor de lo esperado en 2016, en parte debido a la ralentización de China y otras economías asiáticas, ha contribuido asimismo a consolidar la tendencia bajista.

En ese contexto, los analistas pronostican que los precios se mantendrán bajos en los próximos meses y anticipan que la volatilidad continuará instalada en los mercados a corto plazo.

"En la situación en la que nos encontramos, cuanto más abajo vayamos más débil estará el mercado para mostrar una recuperación", señaló a Efe Richard Mallinson, analista de la firma británica Energy Aspects.

Si la OPEP no da su brazo a torcer, a pesar de que algunos de sus miembros están sufriendo consecuencias económicas por los bajos precios, los expertos consideran que un repunte consistente del crudo tendrá que esperar al menos hasta 2017, cuando la producción global podría caer debido al frenazo en las inversiones.

"Gran parte de la inversión ha quedado parada debido a los bajos precios. Podría ser que en 2017 la capacidad productiva de la industria se redujera algo, lo que podría empujar algo al alza de nuevo, pero para eso hay que esperar más de un año", afirmó a Efe Alexander Kemp, director del Centro de Investigación en Economía Energética de la Universidad de Aberdeen. EFE
 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación