Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Petrocaribe se tambalea por la crisis venezolana

Venezuela negocia deuda petrolera de Rep. Dominicana con banco Goldman Sachs

Los países beneficiarios del petróleo "barato" de Venezuela podrían sufrir graves estragos si son arrastrados por la crisis financiera de la nación sudamericana. República Dominicana apenas es el primero que deberá asumir los problemas de liquidez de Venezuela y Jamaica podría ser el próximo, según lo advierten periódicos internacionales.

Altas fuentes del negocio petrolero declararon ayer que el Gobierno de Nicolás Maduro vendió al banco estadounidense Goldman Sachs parte de la deuda por más de 4,000 millones de dólares que le debe República Dominicana por el crudo suministrado a través de Petrocaribe. Goldman Sachs habría pagado solo el 41 % del valor de esa deuda a cambio de facilitar liquidez al gobierno de Maduro. El banco ganará $0.59 por cada dólar que invierta en la transacción.

Esta es la segunda ocasión en casi un año que Venezuela debe recurrir a Goldman Sachs para obtener liquidez o fondos; el año pasado el Banco Central de Venezuela (BCV) entregó oro de sus reservas a la firma a cambio de dólares, según diarios de ese país.

Esta vez la venta de la deuda con más del 50 % de descuento denota un alto grado de desesperación de la estatal venezolana por obtener divisas, ya que las ventas de crudo generan más del 95 % de los dólares que ingresan al país, según informó el periódico El Nuevo Herald.

"Están liquidando los pocos activos que tienen, tratando de buscar el flujo de caja, el efectivo, que no tienen", dijo la fuente del Herald que pidió permanecer en el anonimato.

Dominicana ha recibido un suministro de crudo venezolano por un valor de $8,224 millones desde que se unió a Petrocaribe en el 2005, según datos brindados por la Oficina Coordinadora de Negociaciones de Petrocaribe, adscrita al Ministerio de Hacienda.

De ese total, cerca de $4,262 millones, fueron financiados a largo plazo con una tasa de interés de 1 % anual, un plazo de 23 años y dos de gracia, que es la deuda cedida a Goldman Sachs, excluyendo los cerca de $140 millones en frijoles negros y otros productos dominicanos que la nación caribeña envió a Venezuela como forma de pago.

El escenario luce tan difícil para el jefe bolivariano que muy probablemente tratará de salir a vender toda la factura petrolera, comentó el ex embajador de Venezuela ante la ONU, Diego Arria, quien fue uno de los primeros en advertir sobre la operación con Goldman Sach a través de su cuenta de Twitter.

"Están raspando la olla", dijo desde Nueva York el diplomático, quien mantiene estrechos vínculos con el sector financiero internacional. Pero esto no solo es un proceso que involucra grandes pérdidas para la nación sudamericana, que ya de por si había suministrado el crudo a Jamaica y República Dominicana con grandes descuentos, como parte de su sus operaciones de la llamada "petrodiplomacia", sino que también es una clara señal para los mercados internacionales sobre los problemas económicos que enfrenta el régimen.

"Un descuento tan significativo (59 %), además de la gran pérdida monetaria para la nación, significa una gran pérdida de credibilidad sobre la situación financiera venezolana", manifestó Arria.

El esquema de compras de lealtades de países vecinos a través de subsidios petroleros, le ha costado Venezuela más de $44,000 millones en los últimos años.

A cambio de ese total, el régimen chavista ha obtenido el respaldo diplomático de los países que beneficia, respaldo que ha sido crucial para su estabilidad.

Pero la crisis financiera que enfrenta el régimen genera grandes dudas sobre la capacidad del país de seguir sosteniendo los costos de subsidiar a sus aliados.

"Venezuela ya no puede seguir sustentando estos programas", comentó recientemente Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends. "Va llegar un momento, en los próximos meses en que ellos van a comenzar a recortar los envíos, porque van a necesitar ese crudo para obtener las divisas que necesitan para aliviar la escasez", agregó De La Cruz en referencia a la aguda escasez de productos por la que atraviesa Venezuela, donde siete de cada diez productos básicos no están en los supermercados.

La situación se ha visto agravada drásticamente en los últimos meses con la caída de los precios del petróleo, que llevó la cesta venezolana de crudos a descender desde los $99 el barril en que se encontraba en junio a $68.

Economistas han señalado que Maduro necesita un precio por el barril de crudo de $120 para mantener el gasto y de al menos $80 para asegurar la estabilidad de su régimen.

Secuelas para Dominicana

La venta con una rebaja del 59 % de la deuda con Venezuela por más de $4 mil millones, contraída a través de Petrocaribe, puede dar a entender que Dominicana tiene problemas de liquidez y afectar la calificación del país en el mercado internacional, advirtió el economista Arturo Martínez Moya, a través del periódico digital acento.com.

"Esa acción de Venezuela, de vender la deuda con un descuento superior a la mitad le hace un daño tremendo al país, porque frente a la comunidad internacional eso afecta la calificación, todo el panorama internacional de Dominicana", indicó Martínez.

Explicó que la información sale a flote "en el peor momento", cuando el Gobierno dominicano gestiona colocar en el mercado de valores bonos soberanos por $1,000 millones, y después que el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el nivel de endeudamiento llegará al 50 % del PIB.

La negociación afectaría también por $600 millones previstos como financiamiento del déficit del próximo año, "que habrá entonces que buscarlos de otra manera", pronosticó el analista.

Otra posibilidad que perjudicaría al país es que el gobierno de Nicolás Maduro opte por reducir al mínimo la cuota de petróleo suministrada mediante Petrocaribe. "¿Qué interés puede tener Venezuela de comenzar a acumular una deuda cuando acaba de salir de ella con un descuento enorme?", se preguntó.

Aseguró que, de hecho, del la cuota aproximada de 50 mil barriles financiada a través del convenio energético, al país "apenas están llegando unos 20 mil barriles" diarios.

Martínez apuntó que aunque los términos del financiamiento acordados con Venezuela siguen inalterables, el país pierde la posibilidad de saldar parte de la deuda con productos, mecanismo que ha permitido a Dominicana pagar $155 millones de la deuda.

"Ya no le debemos a un Estado sino a un banco de inversión que a su vez va a vender esa deuda más para adelante, porque Goldman lo que ha hecho es ser intermediario, ha comprado una deuda para ganarse una comisión", dijo Martínez Moya a Acento.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación