Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Persiste tráfico pesado en la Panamericana hacia el oriente del país

foto edh / JORGE REYESDesde la semana pasada, las obras del Fovial en la Panamericana han afectado la circulación normal y han generado embotellamientos vehiculares. Ayer colapsó la arteria.

foto edh / JORGE REYESDesde la semana pasada, las obras del Fovial en la Panamericana han afectado la circulación normal y han generado embotellamientos vehiculares. Ayer colapsó la...

foto edh / JORGE REYESDesde la semana pasada, las obras del Fovial en la Panamericana han afectado la circulación normal y han generado embotellamientos vehiculares. Ayer colapsó la arteria.

Las labores de recarpeteo que realiza el Fondo de Conservación Vial (Fovial) sobre la carretera Panamericana, hacia el oriente, siguen causando un sinfín de problemas viales a los conductores.

Solo ayer la hilera de automotores parecía interminable y es que el tramo desde Bosques de la Paz hasta la zona conocida como Vifrío y en la zona de Cárcel de Mujeres, en Ilopango, está cerrado. La restricción es en sentido del oriente hacia la capital.

Los embotellamientos se agudizan porque hay un tramo (de la capital hacia el oriente) que se utiliza como doble sentido para los automotores y es allí donde el tránsito se vuelve lento.

El titular del Fovial, Eliud Ayala, comentó que las obras son parte del corredor longitudinal y esperan que finalicen en mayo del 2014. "Son un total de 3.3 kilómetros los que se renovarán", aseveró.

Pero a los que utilizan la arteria no les interesa saber el porqué de los trabajos, sino lo que les afecta.

Saúl Márquez inició su trayecto en Ciudad Barrios, en San Miguel, para viajar hacia la colonia Escalón, en la capital. En el recorrido se encontró con "el cuello de botella" en la arteria.

"Ya sabía que en el Bulevar del Ejército me enfrentaba al tráfico pesado y por eso vengo más temprano, pero hoy con estos trabajos se incrementan mis problemas. Este gobierno tapa las entradas a la capital por todos lados", relató Márquez.

Ese pesar se replicó en otros conductores que esperaban que la circulación fuese fluida, lo cual no ocurrió.

Hernán Iglesias esperó 45 minutos y "ni estaba a vuelta de rueda". Así que apagó su motor y no tuvo más remedio que guardar la calma.

A Iglesias le pareció extraño que cierren zonas en las que no están trabajando, ya que causa más problemas.

Situaciones y vivencias que se repetirán por seis meses más que es cuando finalizarán las labores del Fovial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación