Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pérdidas por nevada en EE. UU. fueron $500 Mlls.

b Aún no hay cifras oficiales sobre el impacto de las intensas nevadas, pero se estiman en 500 millones perdidos en ventas

La ciudad restringió el tráfico aéreo y terrestre debido a las intensas nevadas. Hay críticas a las medidas. Foto EDH

La ciudad restringió el tráfico aéreo y terrestre debido a las intensas nevadas. Hay críticas a las medidas. Foto EDH

La ciudad restringió el tráfico aéreo y terrestre debido a las intensas nevadas. Hay críticas a las medidas. Foto EDH

Nueva York recuperó ayer la normalidad tras la última tormenta de nieve, con las escuelas abiertas y el transporte público en sus ritmos habituales, aunque aún persisten problemas en la zona de Long Island, la comarca más afectada.

El temporal comenzó a afectar a la ciudad y el resto del nordeste del país desde la noche del lunes, pero los efectos en Nueva York fueron menores a los esperados porque el impacto mayor se desplazó hacia el noreste.

No se ha informado oficialmente sobre los daños económicos que puede haber causado el temporal, que implicó un toque de queda para los vehículos que no eran de emergencia en la noche del lunes al martes, lo que forzó a muchos negocios a cerrar sus puertas.

Cálculos muy globales dados a conocer en los medios locales indican que se pueden haber perdido unos 500 millones de dólares por las ventas no realizadas en toda la región nordeste del país, la tercera parte solo en la ciudad de Nueva York.

Los cálculos incluyen las ventas que no se hicieron durante la noche del lunes al martes y la semiparalización que vivió la ciudad durante el martes mientras el metro y otros servicios de transporte público recuperaban su ritmo normal.

Mientras tanto, las autoridades de Nueva York continuaban justificando unas medidas especiales que a muchos parecieron excesivas teniendo en cuenta el impacto final de la tormenta, que fue menor del que se había previsto.

Las críticas se dirigieron al toque de queda para los vehículos que rigió por ocho horas y media en Nueva York y otros condados y, fundamentalmente, al cierre del servicio del metro durante diez horas, algo a lo que no están acostumbrados los neoyorquinos.

"No se puede poner precio a la seguridad", dijo en una entrevista a la televisión el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, cuando fue consultado al respecto

La mayoría de las escuelas de la ciudad de Nueva York y de sus alrededores reanudaron ayer las clases, que habían quedado suspendidas el martes, aunque aún hay colegios en Long Island que siguen cerrados porque los efectos fueron mayores.

Long Island, que se extiende paralelamente a la costa, frente al Atlántico, recibió el martes una nevada de más de medio metro de altura, lo que inicialmente se pensó que caería en la zonas más céntricas de Nueva York. La ciudad amaneció ayer con sol y bajas temperaturas, pero con servicios de transporte público. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación