Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pérdidas de 6.6 millones de quintales de maíz por sequía

Medidas tardías provocan más incertidumbre en producción de granos que se espera a fin de año y en precios, según productores

Los representantes de Campo señalan que en Oriente ya tuvo que haberse decretado alerta por la sequía.

Los representantes de Campo señalan que en Oriente ya tuvo que haberse decretado alerta por la sequía.

Los representantes de Campo señalan que en Oriente ya tuvo que haberse decretado alerta por la sequía.

El fenómeno climatológico El Niño, que afecta a El Salvador desde finales de junio, ha provocado que, hasta la fecha, se contabilicen pérdidas de 6.6 millones de quintales de maíz y 122,400 quintales de frijol a nivel nacional, de acuerdo con datos proporcionados por representantes de la Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agrícolas (Campo).

Según lo confirmaron representantes de la gremial, con más de 18 días de sequía, se han visto afectadas 120 mil manzanas de maíz, y están en riesgo otras 45 mil manzanas, que podrían reducir la cosecha del grano, hasta 9 millones de quintales.

En el caso del frijol, tal como ya se había expuesto, la sequía ha comenzado a afectar la cosecha de "primavera", sobre la cual, las autoridades hablaban que vendría a estabilizar los precios.

La cosecha que sale en agosto, según lo refirieron los productores, suele rondar los 612 mil quintales, pero en esta oportunidad ya se han perdido 122,400 quintales del grano, es decir, 20 % es irrecuperable y aún se debe esperar a ver cuánto se va disponer.

De acuerdo con el presidente de Campo, Guillermo Quijano, este dato es preliminar y podría empeorar si los pronósticos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales son certeros, ya que han anunciado que la sequía podría prolongarse durante agosto, septiembre y octubre.

Resienten medidas tardías e insuficientes

Los productores agremiados a Campo resienten que uno de los factores que ha contribuido a que la pérdida sea mayor, son las medidas tardías anunciadas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), ante el fenómeno de El Niño, que había sido previsto con anticipación por el ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

"Estamos ante una situación bastante delicada, y eso lo entienden las autoridades, ellos deberían pensar qué podemos hacer todos juntos", advirtió el representante de la Coordinadora Nacional de Organizaciones para el Desarrollo Agropecuario y Rural (Conadar), Ramón Mendoza.

De acuerdo con el representante de Conadar, las medidas que tuvo que tomar el gobierno a más tardar a finales de abril -cuando ya se tenía la certeza de la afectación del fenómeno-, llegan demasiado tarde (casi 3 meses después) y además, no son acordes a la magnitud del caso.

"El gobierno debe ver de qué bolsa saca dinero y no puede venir con una respuesta que van a invertir 7 millones de dólares para un impacto que va a andar cerca de 200,000 manzanas de tierra, que hay que cultivarlas de nuevo. El impacto rondará los 60 millones de dólares de entrada, y que al final puede sumar más de 80 millones de dólares. ¿Qué se va a hacer con $7 millones frente a una pérdida arriba de $80 millones?, cuestionó Mendoza.

Los productores resienten que el gobierno esté tomando medidas "coyunturales", en lugar de tomar previsiones a tiempo.

Según lo expresaron, no sólo la sequía afectará sus cultivos, también los pronósticos que ha adelantado el MARN. Vislumbran más dolores de cabeza para el sector.

"El gobierno no puede solo hablar de coyuntura, porque este año nos está afectando el Niño, el otro año puede ser la Niña. Estamos a expensas del cambio climático, hay que establecer políticas. El MARN dice que en noviembre va a llover el doble de lo que llueve tradicionalmente, ellos dicen que el promedio es 55 milímetros de agua, y están hablando que va a caer 110 milímetros", advirtió el presidente de Campo.

Su preocupación radica en que durante el mes de noviembre está saliendo la cosecha, " si se nos viene esa lluvia, va a afectar la calidad del grano, eso no se ha tomado en cuenta y también va a repercutir con la producción nacional, el gobierno debería estar previendo esa situación", señaló el representante de Conadar.

Los productores agremiados a Campo acusaron al gobierno de no estar tomando medidas serias en el tema de la sequía, baja cosecha y probable alza de precio en los granos.

"El Ministerio de Medio Ambiente dio datos y no hubo coordinación con el MAG, el gobierno anterior, el ministro de Agricultura saliente, cuando se le dijo que iba a impactar el fenómeno del niño, él dijo que era cuestión política", acotó Guillermo Quijano.

Según las declaraciones de los agremiados, el Ministerio de Agricultura debía tener, al menos, 3 planes para aminorar el impacto del clima. Un primer plan, por si había un buen invierno; un segundo plan, por si había necesidad de ocupar sistemas de riego, y un tercer plan, para comprar cereales en el exterior, apuntaron.

"En este momento, el Estado debería estar comprando en el exterior para tener productos a futuro, eso podría aliviar y prever para lo que falta del año", dijo el presidente de Campo.

Población siempre es afectada

La pérdida de cosechas por sequía y las medidas tardías del gobierno le pasarán la factura no sólo a los agricultores, sino, a todos los salvadoreños, advirtieron los representantes de los agricultores.

"El impacto de la sequía no va a dañar solo a las organizaciones, nosotros ya pagamos el precio, pero el país, los consumidores, los ancianos, los niños, los jóvenes; todos, parejos, vamos a saber qué cosa es el impacto de una sequía", mencionó Eleazar Benítez, también representante de la gremial.

El productor hizo énfasis en que el tema de la sequía tiene que ver con la seguridad alimentaria de los salvadoreños, por lo que las autoridades competentes, deberían prestar más atención a la crisis que atraviesa el sector.

Datos que ha recopilado la gremial, apuntan a que la respuesta de parte del gobierno, debía ser una búsqueda de recursos de unos $150 millones, para poder paliar un poco la crisis que se tiene con el frijol, el maíz y otras legumbres, "hay que garantizar la comida de más de 5 millones de habitantes", destacaron.

Según lo mencionaron, el gobierno debe limitarse a entregar los paquetes agrícolas para publicitar que están haciendo algo en beneficio de la agricultura, sino que deben orientar a los productores que se quedan a la deriva, sobre los problemas climáticos, de plagas y otros.

"Ellos entregan el producto y piensan que según lo que han entregado, así se va a producir, pero no ven todos los problemas que pueden afectar los terrenos y cuánto se va a perder", han reiterado en varias ocasiones, productores nacionales.

Los representantes de Campo, exigen, además, que exista la creación de una política nacional agropecuaria, ya que es el único país en la región centroamericana que no cuenta con esta legislación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación