Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Para economistas "S&P" ha sido congruente al degradar al país

Las bajas en los índices de calificación internacional son el resultado de políticas económicas y fiscales herradas, dicen.

El final del litigio por LaGeo tendrá consecuencias negativas para el país, dice economistas consultados a partir de la reducción en la calificación soberana. Foto EDH / ArchivoLa deuda soberana salvadoreña sigue en la mira de las calificadoras de ri

Planta de LaGeo en Berlín, Usulután. Foto EDH /Archivo

Planta de LaGeo en Berlín, Usulután. Foto EDH /Archivo

Mauricio Choussy, analista económico y expresidente del BCR, ha dicho que la baja en la calificación de El Salvador por parte de la agencia Standard & Poor's, es resultado de algo que desde hace dos años se venía advirtiendo.

Dichos llamados de atención fueron concretados por la calificadora internacional al degradar al país desde "BB-" a "B+" con perspectiva estable.

Agrega que este es el resultado de la política fiscal y la dinámica de una deuda insostenible. A su juicio, se requiere tomar acción en materia de reducción de gastos, incremento en los ingresos, focalización del tema de subsidios y sobre todo solución en tema de pensiones, este último absorbe más del 50 % del déficit fiscal.

Otro de los puntos que recalca Standard & Poor's es el bajo crecimiento económico del país, que son el resultado en buena medida de la falta de inversión privada y pública, así como de la constante confrontación política, misma de la que analistas han hecho especial hincapié, sobretodo en el último quinquenio.

"Con el lenguaje que traía el gobierno anterior, era muy difícil que se diera inversión privada", mencionó Choussy.

Otros aspecto como el recién resuelto litigio entre Cel-Enel, dejó un historial negativo para que fluyera la Inversión Extranjera Directa.

El especialista señala que el país debe cambiar de rumbo, pero no se ve una actitud de parte del Gobierno actual con respecto a lo que hizo la primera gestión del FMLN en el poder, situación que ha hecho que la calificación del país baje a nivel internacional.

"Esto quiere decir que la política económica tanto como fiscal, está herrada", apuntó.

Entre las observaciones está que, en la medida que el Gobierno mantenga la misma política fiscal sin adoptar medidas que reactiven el crecimiento, el país continuará bajando su capacidad crediticia y perdiendo la confianza de los inversionistas a nivel internacional.

Se debe dejar atrás un "populismo" que no es sostenible, menciona, como el caso de los subsidios, que deben focalizarse y hacer modificaciones al tema de pensiones, afirma Choussy.

El economista Luis Membreño, también considera que la calificación de Standard & Poor's es la esperada porque la economía del país no crece y el déficit fiscal que se mantiene a alza, por la tanto la deuda continúa creciendo. Según Membreño ronda el 60 % del PIB, lo que representa una cantidad significativa, aunada a los problemas políticos y la falta de visión como nación.

Javier Simán, presidente de al Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) valora que la baja en la calificación confirma lo que como sector privado han cuestionado: que las finanzas públicas, así como van no son sostenibles y llevarán al país a una situación muy difícil, porque el gobierno está gastando más de lo que ingresa y se está endeudando.

"Se aprobó un presupuesto que está desbalanceado, donde se han subestimado los gastos y no se han incluido aquellos que ya sabemos que van a ocurrir, como son los subsidios y las declaraciones de IVA", menciona Simán.

Agrega que se basan en la premisa que el país va a crecer y contemplan más de lo que en realidad se puede recaudar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación