Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Panamá mantiene suspendida millonaria obra

La construcción de la Ciudad Hospitalaria tiene un futuro incierto y requiere $350 millones al año en mantenimiento.

GOBIERNO DE PANAM¡ MANTIENE PARALIZADA OBRA MILLONARIA DE CIUDAD HOSPITALARIA

Los críticos de la obra señalan que el Gobierno no tiene la capacidad de construir o gestionar la Ciudad Hospitalaria. | Foto por ab/lbb/BRV

ACOMPA?A CR?NICA: PANAM¡ INFRAESTRUCTURA. PA2001. CIUDAD DE PANAM¡ (PANAM¡), 27/10/2015.- FotografÌa del martes 13 de octubre de 2015 del proyecto de construcciÛn Ciudad Hospitalaria en la periferia de la ciudad de Panam· (Panam·). La Ciudad Hospitalaria de Panam·, una obra de 517 millones de dÛlares y 219.465 metros cuadrados, lleva un aÒo paralizada, a la espera de que el Gobierno del presidente Juan Carlos Varela decida quÈ hace con el proyecto y resuelva sus disputas con la constructora adjudicataria. A media hora en coche de la capital panameÒa, en un terreno selv·tico de difÌcil acceso y cercano al Canal de Panam·, yace abandonado y a medio hacer lo que un dÌa se concibiÛ como uno de los complejos hospitalarios m·s grandes de AmÈrica Latina. EFE/Alejandro BolÌvar

PANAMÁ.- La Ciudad Hospitalaria de Panamá, una obra de 517 millones de dólares y 219,465 metros cuadrados, lleva un año paralizada, a la espera de que el Gobierno del presidente Juan Carlos Varela decida qué hace con el proyecto y resuelva sus disputas con la constructora adjudicataria.

A media hora en coche de la capital panameña, en un terreno selvático de difícil acceso y cercano al Canal de Panamá, yace abandonado y a medio hacer lo que un día se concibió como uno de los complejos hospitalarios más grandes de América Latina.

En octubre de 2011, durante la Administración del expresidente Ricardo Martinelli, la Caja del Seguro Social (CSS) adjudicó a la constructora española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) este proyecto que incluye 17 edificios, 38 quirófanos, más de 320 consultorios, 1,243 camas, kilométricos estacionamientos, un helipuerto y hasta un hotel.

La maquinaria de FCC empezó a trabajar a principios de 2012 y en el punto álgido de la obra llegaron a operar hasta 1,600 trabajadores; hoy en día la estampa es bastante distinta.

Las tuberías, los cables y los andamios descansan tal y como se dejaron hace ya casi un año y el escaso centenar de obreros que todavía deambula por el proyecto lucha por conservar y darle mantenimiento a una obra que tiene un avance del 42 % y en la que la CSS ha desembolsado hasta el momento 166 millones de dólares.

Cuando Juan Carlos Varela asumió la presidencia de Panamá en julio de 2014, en su afán por combatir las supuestas corruptelas de Martinelli, su antecesor y ex aliado político, investigó con lupa varios proyectos en marcha, entre ellos la Ciudad Hospitalaria.

"En ningún país se paralizan las obras cada vez que se cambia el Gobierno", denunció un trabajador de FCC durante una visita de Acan-Efe a la construcción.

La nueva dirección de la Caja del Seguro Social advirtió varios supuestos incumplimientos en el contrato, como el uso de pladur, y decidió replantearse todo el proyecto.

El actual director del la CSS, Estivenson Girón, dijo públicamente que FCC había usado 70,000 metros de dicho material para hacer las divisiones internas de los distintos edificios, algo que, según él, no se contemplaba en el contrato y que pasó por alto su antecesor en el cargo, Guillermo Saéz Llorens, quien está siendo investigado por varios casos de presunta corrupción.

El pladur, que en Estados Unidos se conoce como gypsum, es un material poco utilizado en Panamá porque, según dicen sus críticos, es poco resistente a la humedad del país tropical.

"FCC no va a entrar en debates públicos sobre el diseño o cualquier cuestión relacionada con hipotéticas diferencias con la CSS o cualquier otro responsable implicado", declaró la constructora en un comunicado al respecto enviado a Acan-Efe.

La compañía española accedió a reemplazar el pladur (de hecho ya ha empezado a retirar parte de los muros), pero todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre el nuevo material y las obras no se pueden reanudar porque el Gobierno panameño sigue sin especificar cuáles son sus nuevos planes para el complejo hospitalario.

"Como hemos demostrado hasta ahora y vamos a seguir haciéndolo, nuestra postura es de diálogo y colaboración para lograr soluciones satisfactorias para todos", asegura FCC.

Varias fuentes involucradas explicaron a Acan-Efe que el complejo hospitalario sobrepasa la capacidad gestora de la CSS y que la idea de construirlo fue fruto de los "delirios de grandeza" del expresidente Martinelli, del que Varela fue vicepresidente hasta el último día de su gestión.

"La actual Administración no sabe qué hacer con él. No fue un proyecto planificado, no se calibró qué impacto podría tener en el mejoramiento del sistema sanitario de Panamá. Su ubicación fue un gran error, también su tamaño, y el costo de funcionamiento y mantenimiento es muy alto", apuntó el coordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), Domingo Moreno.

Mantener y hacer funcionar la ciudad sanitaria requiere de 350 millones de dólares al año. De ahí que el Gobierno, para aligerar los gastos de la CSS, haya decidido alquilar el 20 % del complejo al Ministerio de Salud, que trasladará allí la nueva sede del Instituto Oncológico Nacional. De momento, descartan mudar nuevas instituciones.

"En América Latina no existe ningún monstruo como éste", sostuvo en un medio local Girón, que declinó ofrecer una entrevista a Acan-Efe y cuyo equipo de comunicación se limitó a contestar varias preguntas a través del correo electrónico.

El Seguro Social pretende que la obra esté lista en diciembre de 2017, pero FCC prefiere no hablar de fechas y redobla los esfuerzos para mantener con vida a este gigantesco paciente en coma. - ACAN-EFE 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación