Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

País presenta deterioro en su competitividad

El Salvador cayó 49 puestos en competitividad desde 2003. Actualmente es el 97 de 148 países

Para medir el índice de competitividad se miden diversos indicadores relacionados a la seguridad, economía e institucionalidad.

Para medir el índice de competitividad se miden diversos indicadores relacionados a la seguridad, economía e institucionalidad.

Para medir el índice de competitividad se miden diversos indicadores relacionados a la seguridad, economía e institucionalidad.

Según el Índice Global de Competitividad (IGC), elaborado por técnicos de la Iniciativa para la Competitividad, El Salvador ha demostrado un deterioro progresivo en los indicadores internacionales que miden su fortalezas y debilidades frente a los demás países del mundo.

En estadísticas del Foro Económico Mundial (FEM) se refleja la continua caída en el ranking de competitividad global desde 2003. Fue en ese año que El Salvador se posición como el número 48 de 102 países, denominándolo como uno de los "50 países más competitivos del mundo".

Sin embargo, 10 años más tarde el país se ubica en la posición 97 de 148 países.

Si se compara el comportamiento del país con otros de la región se puede observar que Panamá se encuentra en la mejor posición (40), similar a la del año anterior.

Costa Rica se sitúa en la segunda mejor posición en el número 54 y mejoró tres peldaños con respecto al año anterior. Guatemala se ubica en el 86, luego El Salvador, Nicaragua (99) y Honduras (111), quienes experimentaron el mayor retroceso en la región.

El problema se ve aún más marcado al comparar a El Salvador con los demás países de la región en el 2003. De acuerdo al Índice Global de Competitividad, El Salvador era líder de la región en 2003, pero "la falta de políticas públicas pro competitividad, frente a acciones que sí ha mejorado el resto de países de la región, ha implicado que El Salvador se ubique en el fondo, junto con los vecinos menos competitivos".

En el desempeño por pilar de la competitividad en 2013, se destacaron avances y retrocesos de los países evaluados. En el caso de El Salvador se percibió una mejora relativa en la sofisticación de los negocios así como también de los procesos de producción. El índice también destaca el uso de marketing, desarrollo de clústeres y mejoras en la productividad en la cadena de valor como elementos que se vieron como avances para el país.

De igual forma también vio mejoras en la penetración de la telefonía celular que posiciona al país en el número 31, una baja tasa de inflación (1), la orientación al consumidor (43) y la apertura al comercio (55).

No obstantes, al hablar de retrocesos la lista se duplica y se menciona la institucionalidad como uno de los principales pilares que ha presentado mayor deterioro. Esto situó al país en la posición 130, esto se vio afectado por haber ocupado el penúltimo lugar en crimen organizado (147) y de los últimos en costos económicos del crimen y violencia (142).

También prevalecen retrocesos en la transparencia del aparato público (136), confianza en los servicios de la policía (120) y fortaleza en protección de inversionistas (134).

Otro pilar que se ha visto afectado ha sido la estabilidad macroeconómica. Según el informe, esto fue afectado por la tasa de ahorro nacional, la cual se posiciona en el número 130, la deuda del gobierno (97) y el balance presupuestario del mismo (94). A esto se le suman componentes que inciden en la calificación crediticia de riesgo país, factor que posiciona a El Salvador en el punto 77 de 148.

Por otra parte, el informe también presenta el Índice de Haciendo Negocios o "Doing Business" en el que hace referencia directamente a la "relación de las empresas con el gobierno, sobre todo a través de trámites". En esta rama, vista desde el ranking internacional, El Salvador ha presentado deterioro desde el 2009 hasta la fecha, pasando de la posición 72 de 181 países a la 118 de 189 países. Esto sitúa a El Salvador como el país centroamericano con mayor reducción en el ranking.

El país presentó desmojara en diversas áreas de los indicadores que miden el índice como protección de los inversionistas (170), pago de impuestos (165), obtención de crédito (55), apertura de un negocio (148) y obtención de electricidad (154).

Sin embargo hay indicadores que presentan leves mejoras dentro del índice como tiempos, procedimiento y costos para la apertura de una empresa, tiempo para el registro de propiedades y tiempos para exportar e importar.

Por otra parte, entre el 2004 y 2005, el país mantuvo un alto puntaje del Índice de Libertad Económica, alcanzando el rango de una economía mayormente libre. Pero desde el 2006 ha caído en la categoría de países moderadamente libres. En el último informe la puntuación de El Salvador bajo, ubicándolo en el puesto 59 de 178 países, cayendo seis puestos durante el último año.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación