Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

País con inflación más baja de A.L. por bajo consumo y dolarización

El dato beneficia la economía de las familias salvadoreñas

Los precios de los alimentos y productos de consumo no han variado significativamente. Foto EDH / archivo

Los precios de los alimentos y productos de consumo no han variado significativamente. Foto EDH / archivo

Los precios de los alimentos y productos de consumo no han variado significativamente. Foto EDH / archivo

El Salvador tuvo la inflación más baja de Latinoamérica y está, incluso, por debajo del promedio de la región, según el último informe mensual regional de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano, que colocó al país en el último peldaño de la lista.

El bajo consumo, signo visible de una economía deprimida, además de una economía dolarizada, han incidido para que la inflación no supere ni siquiera el 1 % al final del año.

El dato general es positivo para El Salvador desde el punto de vista de la economía familiar y también si se ve desde la óptica de la competitividad, según dijo el economista Mauricio Choussy.

Sin embargo el dato también es malo para las empresas en general porque refleja una disminución en la demanda de bienes y servicios por parte de la población, similar a la que ocurrió en 2012.

Entre abril y mayo de 2013 la inflación apenas se movió un punto porcentual, pues la variación anual de precios fue de 0.0 % en el primer mes y en el segundo, apenas alcanzó una variación anual de 0.1 %.

Esta caída también ocurrió entre julio y agosto de 2012, lo que fue interpretado por el economista Rigoberto Monge como una "deflación", producto de la baja demanda de los salvadoreños y asociada a la falta de incentivos económicos para invertir y para crear empleos.

Esta vez, la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc) explica en su informe que la disminución está asociada a la baja en la división de transporte y en la de salud, asociada a la nueva Ley de Medicamentos que redujo el precio a los consumidores.

Por el contrario, las divisiones que registran los precios de las bebidas alcohólicas, el tabaco, el agua, la electricidad y el gas y otros combustibles registran los principales aumentos si se analizan los datos entre diciembre 2012 y diciembre 2013.

Choussy asegura que esta disminución es positiva para la economía familiar. Los productos han bajado de precio y eso le permite a los salvadoreños mantener su poder adquisitivo.

Pero además, también es positiva para la balanza comercial con la región pues éste ya no es deficitario, sino más bien, con un superávit.

A excepción de Nicaragua, los demás países de la región no han devaluado la moneda y como El Salvador tiene una tasa de cambio fija respecto al dólar ($8.75) por la dolarización, el país ha ganado más, analiza Choussy.

En su momento, Monge aseguró que una inflación tan baja podría interpretarse como una deflación sinónimo de un estancamiento de la economía.

Sin embargo Choussy dijo que "a pesar de que el país está creciendo poco no está entrando en recesión".

La empresa privada asegura que 2013 no fue un año de crecimiento, sino de estancamiento pues no encontraron las condiciones necesarias (seguridad o estabilidad) para invertir más.

En Centroamérica, Nicaragua lideró el año pasado la tasa inflacionaria más elevada con 5.54 %, según reflejan los datos del Consejo Monetario Centroamericano.

El nivel más bajo de este indicador, que mide el comportamiento de los precios de los bienes y consumo, lo registró El Salvador con 0.8 %; le sigue Costa Rica, la economía más sólida del Istmo, con 3.7 % . La meta de este último país era cerrar el año con 5 %.

En el caso de Guatemala este cerró con 4.39 % en su inflación, superior al 4 % estimado a inicios de año.

Tras Nicaragua, se encuentra Honduras con el segundo índice más elevado, con 4.9 %, inferior al 5.5 % proyectado inicialmente.

Precio de los alimentos

Los precios de los alimentos en América Latina y el Caribe aumentaron un 0.9 % en noviembre pasado, según el último Informe Mensual de Precios que publicó ayer la Oficina Regional de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La inflación general de la región llegó al 0.8 % ese mes, lo que supone una subida de 0.1 puntos que, ante los ojos de la FAO, sigue la tendencia de paulatino crecimiento que se observa desde el pasado julio.

Aunque la mayoría de las economías suramericanas registraron menores niveles en noviembre, Costa Rica, Guatemala y México llegaron a sus máximos de inflación mensual superando el 1 %.

Entre las economías que redujeron las cifras inflacionarias se encuentran Brasil, Chile, Ecuador, Paraguay y Uruguay y entre las que lograron cifras negativas están Bolivia, Colombia y Perú, con variaciones de entre -0.5 % y -0.9 %.

El informe de la organización multilateral destaca el caso de Colombia por repetir una cifra de inflación negativa por segundo mes consecutivo, y a Honduras y Nicaragua por pasar de tasas de inflación negativas en octubre a positivas en noviembre pasado.

El índice internacional de precios de los alimentos de la FAO mantuvo el nivel observado en octubre, 206 puntos, lo que significa una variación de apenas -0.2 %.

Los índices de los aceites y grasas empezaron a crecer hasta el 5.6 % en el índice de los precios internacionales mientras que los índices del azúcar (-5.4 %) y los cereales (-1.2 %) disminuyeron. Los precios de la cebolla, la papa y el tomate son los que más afectan a la inflación de los alimentos, tanto positivamente como negativamente.

En El Salvador, solo basta ver los bajos precios de los granos básicos, que han mostrado una fuerte caída en los últimos meses.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación