Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

OMC extiende cumbre por falta de acuerdo

Tras tres días de sesiones no hay una declaración final para retirar subsidios a la agricultura en países desarrollados.

Agricultura

A los países se presentarán empresarios españoles y representantes de naciones como Alemania y Polonia, entre otros. | Foto por EFE

A los países se presentarán empresarios españoles y representantes de naciones como Alemania y Polonia, entre otros.

Nairobi, 18 dic (EFE).- La falta de acuerdo entre los países de la Organización Mundial del Comercio (OMC), especialmente en temas como los subsidios agrícolas, ha obligado a extender la cumbre que se celebra en Nairobi para continuar las negociaciones, que como mínimo se prolongarán hasta el sábado.

La décima reunión ministerial de este organismo debía concluir a medio día del viernes con una declaración sobre los acuerdos alcanzados en favor de la liberalización del comercio, después de tres días de sesiones plenarias y reuniones multilaterales.

Sin embargo, la falta de consenso entre países desarrollados y en vías de desarrollado que reflejaron las comparecencias públicas se ha trasladado finalmente a la negociación, a pesar de los mensajes de aparente unidad que insistieron en trasmitir los delegados.

"Estamos cerca, pero todavía queda un poco. Esperamos poder cerrarlo pronto para lograr el acuerdo en el plazo acordado", explicó a mitad de tarde la presidenta de esta cumbre, Amina Mohamed, quien no obstante admitió que las negociaciones estaban siendo difíciles.

La también ministra keniana de Asuntos Exteriores reconoció que había algunos apartados de la declaración final, como el acuerdo sobre agricultura, que se encontraban en un punto "delicado", puesto que todos los Estados estaban intentando conseguir un texto lo más cercano posible a sus intereses.

"Hemos estado trabajando en un borrador que ya está prácticamente acordado, a pesar de que ha tenido muchas enmiendas. Está casi todo acordado, aunque estamos esperando las últimas cláusulas para incluirlas en el texto final", aseguró Amina Mohamed.

Los subsidios agrícolas que conceden los países desarrollados han sido el principal punto de desencuentro durante toda la semana.

El primero en pedir su eliminación fue el propio presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien señaló que los agricultores africanos no pueden competir contra las elevadas prestaciones que concedían algunos Estados, ya que limitan las exportaciones de productos básicos de este continente.

Le siguió el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieria, quien reprochó que la negociación de la Ronda de Doha, que contemplaba esta medida, se había convertido en una lista de promesas incumplidas.

De forma casi unánime, los países subdesarrollados pidieron que se reactivaran las negociaciones iniciadas en la capital de Qatar en 2011 como mejor vía para el progreso común, un foro que muchos países dan por acabado desde hace años.

EEUU fue el único país que se atrevió a llevar la contra de forma explícita pidiendo al resto de miembros que dejaran de ser "rehenes" de la ronda y que buscaran unas formas más creativas y pragmáticas de afrontar los actuales problemas de la economía.

Todo este ambiente de división se ha trasladado a la negociación final, aunque la presidenta de la cumbre niega que exista una crisis y que las conversaciones se estén desarrollando en términos de rivalidad entre ricos y pobres.

Según fuentes de la organización, la India y China son los principales causantes de la demora en la negociación por sus discrepancias con otros países en desarrollo.

"Estamos muy decepcionados porque la primera reunión ministerial que se celebra en África no presentará ningún resultado positivo para África, sino para EEUU, que será el único país que se marchará de aquí con sus demandas satisfechas", denunció Biraj Patnaik, uno de los observadores civiles indios que participa en la cumbre.

En el estado actual de las negociaciones, "los países desarrollados van a poder mantener sus subsidios al sector agrícola y, en cambio, no permitirán que los más países más pobres pongan mecanismos de protección para su mercado interno, algo que EEUU y el resto sí tienen", añadió.

Casi a las diez de la noche (hora local), el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea, Phil Hogan, admitía en Twitter que había extendido su estancia en el hotel donde se aloja, y su homóloga de Comercio, Cecilia Mälmstrom, contaba que había cambiado su vuelo de regreso.

Las negociaciones continuarán durante esta noche, a la espera de poder alcanzar un acuerdo que dé lugar a la esperada Declaración de Nairobi, que de momento solo es un borrador de desencuentros. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación