Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ofensiva diplomática de Panamá para evitar paro de obras en Canal

La disputa se centra en sobrecostos de constructora española por $1,600 millones. Martinelli viajará a España e Italia para pedir apoyo a gobiernos

En noviembre pasado la ACP reconoció que pagó $156 millones extra por el aumento del precio del acero reforzado. foto edh/ efe

En noviembre pasado la ACP reconoció que pagó $156 millones extra por el aumento del precio del acero reforzado. foto edh/ efe

En noviembre pasado la ACP reconoció que pagó $156 millones extra por el aumento del precio del acero reforzado. foto edh/ efe

CIUDAD DE PANAMÁ. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, se enfrentó ayer al consorcio europeo encargado del proyecto de ampliación del Canal de Panamá, que amenaza con suspender las obras debido a sobrecostos, y anunció que viajará a Italia y España para que los gobiernos de esos países se hagan responsables del asunto.

El consorcio, liderado por la española Sacyr y formado también por la italiana Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana, aduce que el proyecto enfrenta un sobrecosto de 1,600 millones de dólares.

La estatal Autoridad del Canal de Panamá (ACP), respaldada por el presidente Martinelli, rechaza los sobrecostos planteados, y dijo que el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC) debe respetar los términos del contrato original.

"No puede ser que una empresa meta una cantidad de sobrecostos tan alta en una obra que es de la humanidad, ellos pusieron un precio y ahora nos van a venir con otra cosa (...) Yo espero que la obra se desarrolle bajo el contexto que se negoció", dijo el mandatario a periodistas.

"Tanto el presidente de España e Italia en aquellos momentos nos dijeron que esto contaba con la responsabilidad solidaria de ellos, así que voy a ir a España e Italia a exigirles eso, porque no puede ser que una empresa meta una cantidad de sobrecostos tan alta en una obra que es de la humanidad", agregó.

El consorcio de Sacyr e Impregilo se adjudicó en julio de 2009 el proyecto por un costo de $3,120 millones, una cifra considerablemente menor que las ofertadas por otros dos consorcios y se situó también por debajo de la referencia de $3,841 millones que habían fijado las autoridades del Canal.

El contrato, cuyas obras en principio iban a concluir en el 2014 y contemplaban la construcción de esclusas y cuencas colectoras de agua, se enmarca en un proyecto de ampliación global de $5,250 millones para un canal por el que transita 5 % del comercio mundial.

Martinelli dijo que hay un plazo de 21 días para que las empresas presenten un reclamo. "Es una gran irresponsabilidad de unas empresas que, por otros motivos y por cuestiones financieras propias en otros lugares, que esto venga a perjudicar el Canal de Panamá", dijo el presidente. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación