Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

OCDE: Reformas a pensiones lograrían más sostenibilidad

Organismo expone que elevar edad de retiro incrementará ingresos de pensionados

Las reformas deben estar enfocadas en la sostenibilidad de los sistemas pensionarios y de ofrecer a los pensionados una mejor calidad de vida. FOTO EDH /ARCHIVO

Las reformas deben estar enfocadas en la sostenibilidad de los sistemas pensionarios y de ofrecer a los pensionados una mejor calidad de vida. FOTO EDH /ARCHIVO

Las reformas deben estar enfocadas en la sostenibilidad de los sistemas pensionarios y de ofrecer a los pensionados una mejor calidad de vida. FOTO EDH /ARCHIVO

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) explicó en su más reciente informe de "Perspectivas de las pensiones en la OCDE 2014" que muchos países, en respuesta a las crisis económicas, han buscado reformar sus sistemas de pensiones para que sean más sostenibles.

El informe explora cómo los sistemas de pensiones responden a los retos que enfrentan. La OCDE considera que "una población en envejecimiento y un entorno económico desafiantes caracterizado por rendimientos bajos, poco crecimiento y tasas de interés bajas, crea problemas serios en los sistemas de pensiones".

La OCDE fue fundada en 1961, y agrupa a 34 países miembros —entre ellos las principales potencias industriales EE. UU., Japón, Reino Unidos, Alemania y Australia— y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. Por Centroamérica, en 2015 comenzarán las conversaciones de adhesión de Costa Rica y sería el único en el organismo.

De acuerdo con la OCDE, hay muchos países que han sido activos en modificar sus sistemas de pensiones entre febrero de 2012 y septiembre de este año.

Para esto han puesto en marcha reformas para mejorar la sostenibilidad financiera de los sistemas. En algunos casos, los han realizado al tiempo que mantienen o mejoran la suficiencia de ingresos por pensión para los grupos vulnerables.

Los países que han sido más afectados por el impacto de la crisis económica han recurrido a un recorte nominal de prestaciones, añade el informe.

Pero un número mayor de países aumentó sus impuestos a los ingresos por pensión o a las aportaciones a los sistemas públicos.

Otras naciones han planeado elevar la edad obligatoria de retiro —en El Salvador se avecina este debate—, con esto aumentan la base de contribución, conservando la suficiencia para las personas que trabajan un período más largo.

Asimismo, han reforzado los incentivos al trabajo a través del acceso limitado al retiro temprano y ofreciendo incentivos de incrementos financieros.

Un punto común en las reformas de pensiones ha sido establecer medidas para limitar los costos de administración de las pensiones por medio de la mejora en la eficiencia. Pero existe la preocupación de la suficiencia de ingresos, por lo que algunos países han buscado extender la cobertura obligatoria de las pensiones a grupos que con anterioridad habían sido excluidos como los trabajadores auto empleados. Otros han decidido agregar nuevo beneficios a las pensiones debido a esta preocupación.

Otros países han considerado incrementar las aportaciones obligatorias para los sistemas de pensiones privadas (una propuesta para las AFP en el caso de El Salvador).

Una tendencia que surgió tras la crisis financiera fue aumentar iniciativas de políticas para incrementar la diversificación y la seguridad del ahorro en el sistema privado de pensiones.

El informe hace hincapié que estos problemas afectan a todos los sistemas de pensiones, sean públicos o privados; y recalca que el envejecimiento de la población, tomando en cuenta el aumento continuo de la esperanza de vida y la mortalidad provoca que los sistemas públicos de reparto enfrenten problemas de sostenibilidad financiera.

Explica que los fondos de pensiones de prestación definida necesitan asegurar una solvencia estable y las pensiones de aportación definida requieren considerar vías para garantizar que las personas reciban una pensión digna.

También considera que se deben realizar más aportaciones durante un plazo mayor. Esto se debe lograr al posponer la edad de retiro como consecuencia del aumento en la esperanza de vida.

Para la OCDE estos puntos son fundamentales para que un sistema de pensiones logre enfrentar los retos socioeconómicos de un país y se puede volver más sostenible.

No obstante, los prestadores de servicios de fondos de pensión están expuestos a riesgos de longevidad debido a la incertidumbre sobre las mejoras futuras que puedan aumentar la esperanza de vida y modificar la mortalidad.

Para afrontar este riesgo, se recomienda que los reguladores y diseñadores de política deben asegurarse que los prestadores de servicios usen habitualmente estadísticas actualizadas de mortalidad y de la esperanza de vida.

Por otro lado, el sistema privado de pensiones juega un rol importante para apoyar la suficiencia de ingresos en la jubilación, según el informe de la OCDE. Algunos países han buscado aumentar el papel complementario de las pensiones privadas, así como incrementar la tasa de cobertura a través del registro obligatorio. Incluso se ha buscado que las personas ahorren más y por más tiempo al posponer su retiro. También focalizar grupos de población que necesitan más acceso a las pensiones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación