Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nulo crecimiento en la actividad económica

El Índice de Volumen de la Actividad Económica (IVAE) a abril de este año fue de 0.0 %

Nulo crecimiento en la actividad económica

Nulo crecimiento en la actividad económica

Nulo crecimiento en la actividad económica

El crecimiento de la actividad económica del país fue nula en abril de este año, según las recientes cifras del Banco Central de Reserva publicados la semana pasada.

El Índice de Volumen de la Actividad Económica (IVAE), de los últimos doce meses, que refleja el crecimiento económico mes a mes fue 0.0 % en abril pasado, lo que equivale a que la producción de 2015 ha sido igual al mismo mes de 2014: no hay crecimiento económico.

Este bajo crecimiento se traduce en pérdidas de empleos, bajo consumo y, por ende, en menos ventas y menos inversión de la empresa privada.

El economista Claudio de Rosa dijo que este nulo crecimiento significa que El Salvador "no tiene la capacidad para generar al menos unos 50 mil empleos para cubrir los nuevos trabajadores que entran al mercado laboral cada año".

"No parece que esto vaya a revertirse. Puede ocurrir que entremos en recesión", dijo por su parte el economista Luis Membreño.

Las remesas, que son un pilar fundamental para la economía salvadoreña, también han reportado crecimientos muy bajos en comparación con los registrados en 2014. A mayo pasado el crecimiento apenas fue de 0.5 %, una cifra muy baja en comparación al crecimiento de más del 7 % del año pasado.

El dato positivo es que las exportaciones han subido 6.9 %, pero el analista económico Manuel Enrique Hinds señala que esto no tiene relación con el aumento de la producción nacional, pues las empresas pueden haber aumentado sus ventas al exterior sin que esto signifique un aumento en la producción.

La caída en la actividad económica no es un problema de ahora. Los números oficiales demuestran que la desaceleración ha sido constante desde septiembre de 2011, pero que se ha prolongado en el gobierno del presidente efemelenista, Salvador Sánchez Cerén.

El gráfico de esta nota muestra una caída constante hasta llegar a marzo de 2014, cuando tuvo un leve repunte del crecimiento de apenas 1.3 %, pero no se mantuvo y comenzó a caer en julio de ese año, justo un mes después de que Sánchez Cerén asumiera la presidencia de la República.

"Esto es parte de un proceso que viene desde hace algunos años y lo peor es que yo no veo que en estos momentos haya condiciones para revertirlo", dijo Membreño.

En la región, El Salvador también está a la cola. De acuerdo con cifras publicadas por la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano, mientras Guatemala y Honduras registran una actividad mensual de su actividad económica de 4.8 % y 2.9 %, respectivamente, El Salvador solo tuvo un crecimiento de apenas 0.23 % (ver gráfico)

El IVAE es considerado por los economistas como la mayor aproximación a lo que será después el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que el año pasado creció 2.3 % y este año se espera que sea del 2.5 %.

Pero así como van las cosas, los economistas no creen que esa meta pueda concretarse. "No creo que haya crecimiento del PIB", dijo Membreño.

La inseguridad, tanto jurídica como física, así como la baja inversión están afectando el crecimiento económico.

De Rosa explica, además, que esta reducción de la actividad económica es similar a la de octubre de 2007, meses antes de la recesión económica mundial. "Es una lamentable evidencia de la incapacidad de la economía salvadoreña para recuperar el terreno perdido tras la recesión mundial, debido a la falta de políticas económicas expansivas, ausencia de confianza y alta tasa de criminalidad", explicó.

Cuando se ve en detalle la actividad económica por rubro en los datos del Banco Central de Reserva, se observa una caída en los sectores comercio, restaurantes y hoteles, así como una caída en el rubro de electricidad, gas y agua. Esta última área está asociada a la reducción del precio del petróleo y del gas propano.

El gabinete económico, liderado por el secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, informó hace unas semanas que el país va en la dirección correcta en su economía y que a pesar de que el crecimiento es bajo "es sostenido", aseguró.

El funcionario ancló sus expectativas de crecimiento para 2015 en proyectos de inversión privada como la ampliación del Aeropuerto Internacional, la concesión del Puerto de La Unión y la reactivación de la construcción de la presa El Chaparral, aunque todos son proyectos sin financiamiento que siguen en planes y cuyos resultados se obtendrían a largo plazo.

Las únicas cifras gubernamentales que suben son la del gasto público y la deuda, que ya representa más del 50% del Producto Interno Bruto.

¿Deflación?

Por otro lado, el país registra cinco meses consecutivos de inflación negativa, lo que también podría considerarse "deflación", un dato que los economistas consideran un síntoma de recesión económica, pero que también está asociado a la caída en los precios del petróleo.

A mayo de este año la inflación fue de -0.1 % y en los meses anteriores también ha sido de -0.7, -0.9 y -0.4 %.

Eso significa que los bienes y servicios no han variado su precio al alza, sino más bien, a la baja, lo que indica que no hay demanda comercial que incentive a los negocios a aumentar su precio.

Para el analista, Manuel Enrique Hinds, esta baja de precios está asociada a la reducción de los precios del petróleo y no tiene relación directa con la baja productividad de la economía.

Canasta básica sube

De Rosa dice que lo más preocupante es que, paralelo a la caída económica que afronta el país, la canasta básica alimentaria muestra un fuerte aumento que "pone presión a los presupuestos familiares, especialmente los hogares más pobres".

Según la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc) la canasta urbana aumentó $40.28 y la rural, $30.7 a mayo de 2015.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación