Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nueva central hidroeléctrica en Nicaragua funcionará en 2019

Será la obra de ingeniería más grande jamás construida hasta ahora en Nicaragua y generará unos 5,000 empleos directos.

MANAGUA. La nueva planta hidroeléctrica, que se construirá con una inversión de 1,100 millones de dólares y que generará 253 megavatios de energía, la mitad de lo que actualmente consume Nicaragua, comenzará a funcionar el 28 de febrero de 2019.

Así lo anunciaron ayer representantes de la empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), creada por la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado Queiroz Galvão, que presentaron ante la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional los avances del proyecto hidroeléctrico, Tumarín.

"El 28 de febrero del 2019" comienza a funcionar la hidroeléctrica Tumarín, dijo el embajador de Brasil en Nicaragua, Luiz Felipe Mendonça, quien acompañó a los ejecutivos de Eletrobras y Queiroz Galvão en el encuentro.

El diplomático anotó que el proyecto comenzó con la construcción de las obras de acceso.

La construcción propiamente de la hidroeléctrica Tumarín dará inicio este año y estará lista en cuatro años, "de acuerdo con los resultados de las negociaciones que se han tenido", dijo el embajador.

La presidenta de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, la sandinista Jenny Martínez, dijo a periodistas que ya casi está lista la construcción de 50 kilómetros de carreteras y ya se ha indemnizado al 96 % de las familias afectadas.

En total, especificó la diputada, la empresa ha pagado 16 millones de dólares a 590 familias, de un universo de 612, incluida a 159 propietarios de fincas.

Además, ya se tiene localizado el lugar donde serán reubicados las familias afectadas, añadió.

Asimismo, subrayó que en febrero se aprobó la licencia de generación y el permiso para la construcción de la obra. "Las condiciones ya están dadas", resaltó la legisladora, para quien la CHN "ha pensando muy socialmente".

Tumarín, cuya represa estará ubicada en el municipio de La Cruz de Río Grande, a 470 kilómetros al noreste de Managua, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), generará 5,000 empleos directos durante su construcción.

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), principal entidad de fomento del Gobierno de Brasil, concedió a Nicaragua un préstamo por 342 millones de dólares para la construcción de Tumarín.

También financia la obra el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con 252 millones de dólares y se gestiona la participación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial.

No obstante, Eletrobras y su socio en el proyecto, la empresa privada brasileña Queiroz Galvão, están dispuestos a invertir el resto del costo de la obra, con lo que quedaría financiada totalmente.

Hoy día, la mitad de la energía que consume Nicaragua es generada con derivados del petróleo, y con ese proyecto hidroeléctrico la energía renovable, más limpia y más barata, supondrá más de la mitad de lo que demanda el país. —ACAN-EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación