Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niveles de agua bajaron 60 % en ríos y lagos a causa de sequía

Hay poca posibilidad de temporales de lluvia. Ministerio de Medio Ambiente dijo que embalses operarán abajo de su capacidad máxima.

Pronostico lluvias agosto octubre 2015

Hay poca probabilidad de tener temporales de lluvia en el resto del año. | Foto por elsalv

La sequía que afecta nuestro país ha reducido el cauce de los ríos entre un 20 % y un 60 % en la zona occidental y central, mientras que el oriente del país, que ha sido golpeado con más fuerza, registra disminuciones de hasta el 90 % en los afluentes.

Los datos de esta sequía hidrológica son una pieza más en el escenario climático que configura el fenómeno de El Niño, uno de los más severos de los que se tiene registro en el país.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) reveló ayer el informe de seguimiento a la sequía en el período de mayo a agosto, el monitoreo reveló que el oriente del país es la zona más afectada por el fenómeno, superando otras áreas del territorio nacional.

Según el documento, el río Torola presentó las condiciones más críticas, con una reducción en su afluente de entre 90 y 95 % entre mayo y julio. Para el mes de agosto, luego de algunas lluvias, empezó a recuperarse pero su caudal aún era un 54 % menor a lo habitual.

El río Lempa, el principal afluente de nuestro país, tuvo una reducción de entre el 66 y el 87 % de su caudal en el mes de agosto.

Para el mes de septiembre, el MARN prevé que la reducción de los caudales sería de 20 % en la zona oriental, comparado con sus niveles normales. En el resto del país la disminución sería de un 10 %.

Para octubre, se espera que la disminución de los niveles de agua siga rondando el 10 %.

La situación supone una reducción en la capacidad de generación que tienen las presas hidroeléctricas a lo largo de los recorridos de los ríos.

La reducción en los embalses de las presas no fue especificada por las autoridades del MARN. Sin embargo, en el informe de seguimiento señalaron que la recuperación de sus niveles de agua está siendo lenta.

Se prevé que la central hidroeléctrica Guajoyo probablemente no alcance su máximo, quedándose bajo su cota máxima de operación... mientras la central hidroeléctrica Cerrón Grande tiene probabilidad media de alcanzar su cota máxima.

Esta reducción en los volúmenes de agua de las presas afecta la cantidad de electricidad que podrán producir.

A mediados de agosto la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) reveló que ambos embalses habían reducido su nivel de agua en 10 metros. La cifra no fue actualizada por el MARN.

Pocas lluvias

Durante la presentación del informe la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, evitó referirse a si habrá un quinto período de sequía este año. Sin embargo mencionó que en lo que va de septiembre ya hay anomalías en los niveles de lluvia.

En lo que resta del invierno “se vienen algunas lluvias, pero siempre deficitarias. Tenemos el fenómeno de El Niño y quizá va a ser uno de los más severos registrados en toda la historia”, expresó la funcionaria.

Las lluvias estarían, en el mejor de los casos, alcanzando los niveles normales hacia el cierre del invierno. Es más probable que se mantengan abajo de lo acostumbrado.

De acuerdo con una proyección que presentó el MARN, basado en estimaciones de un organismo regional, el pacífico centroamericano recibirá pocas lluvias entre agosto y octubre.

Además, Pohl dijo que las posibilidades de que ocurran temporales, es decir, lluvias que en 24 horas acumulen más de 100 milímetros de lluvia, son muy bajas. Debido a ello los suelos de nuestro país seguirían secos durante el resto del año.

Los efectos

La reducción en los recursos hídricos tendrá repercusiones en el mediano plazo. Las principales son que para el verano se contará con una menor disponibilidad de agua tanto en la superficie (pozo, ríos, etc.) como en las reservas subterráneas.

Las reservas en la zona costera podrían contaminarse con sal debido a un fenómeno que se describió como “intrusión salina”. El descenso de sus niveles facilitaría que la sal en el mar penetre hasta los depósitos de agua.

La escasez de agua para el riego de cultivo, consumo y otros, se mantendría en varias zonas del país.

Sequía histórica

El informe de seguimiento confirmó la información que las autoridades de Medio Ambiente han liberado poco a poco en las últimas semanas: el fenómeno de El Niño ha elevado la sequía a niveles históricos y perjudiciales para la región.

De acuerdo con las cifras recabas, el trimestre de mayo a julio fue el más seco del que se tienen registro.

En ese trimestre se tuvieron 523 milímetros de lluvia. El promedio histórico, en ese período de tiempo, es de 831 milímetros. A eso se suma que el MARN también indicó que comparando los registros de agosto en varios años, el 2015 ha sido el más seco desde 1982.

Por otro lado, aunque en la zona occidental las sequías han tenido una intensidad menor que en oriente, Pohl dijo que los niveles de lluvia acumulada son menores que los habituales.

Al hacer el cálculo de la lluvia que todo nuestro territorio nacional ha recibido este invierno, estamos muy por debajo de las cantidades de un invierno normal.

Cosecha

La ministra de Medio Ambiente evitó hacer indicaciones precisas dirigidas a los agricultores. Aún así recordó que habrá pocas lluvias en lo que queda del año.

Por ello expresó que los agricultores que decidan sembrar para la cosecha postrera deben asegurarse que los suelos tengan los niveles necesarios de humedad.

La ministra además exhortó a evitar realizar quemas en los campos, pues eso perjudica la calidad de los suelos. Además, El Niño podría provocar ráfagas de vientos en los próximos meses, facilitando la propagación de incendios.

Las perspectivas de lluvia mensual están abajo de lo normal, seguimos secos y pocas posibilidades de temporales de lluvia
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación