Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Naciones Unidas recomienda cobrar impuestos a informales

El 56.7 % de la población activa trabaja en la informalidad y no paga impuestos

Carolina Ávalos, presidenta del FISDL, expuso sus ideas en el Foro. Foto EDH/douglas urquilla

Carolina Ávalos, presidenta del FISDL, expuso sus ideas en el Foro. Foto EDH/douglas urquilla

Carolina Ávalos, presidenta del FISDL, expuso sus ideas en el Foro. Foto EDH/douglas urquilla

Incluir al sector informal en la base tributaria para que pague impuestos como lo hace el resto del sector formal es una de las propuestas que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomienda para reducir la elevada tasa de informalidad que tiene el país.

Según cifras de este organismo internacional el 65.7 % de la población económicamente activa (dos de cada tres) no tienen un trabajo formal, por lo que no gozan de seguridad social, pensión y otros beneficios que sí tienen los empleados formales.

Esta tasa sobrepasa el promedio del 47.7 % que registran 13 países de Latinoamérica, según un estudio de 2011 elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentado ayer en el Foro "Informalidad, desafío para la democracia".

El coordinador residente de ONU en El Salvador, Roberto Valent, reconoció que esta economía informal es una fuente real de ingresos para El Salvador y tiene un gran potencial de desarrollo.

Sin embargo, detalló que un nivel de informalidad tan alto como el que tiene el país "dificulta la consolidación de la democracia" pues se hace una diferenciación de los derechos y deberes de las personas.

Las diferencias se marcan al conocer que el 44 % de esta economía informal no está en pobreza, por lo que muchos de ellos tienen la capacidad económica para pagar tributos al Estado.

Pero esta decisión es difícil desde la óptica política. Para el caso el Ministerio de Hacienda presentó en 2010 un proyecto para aplicar un micro tributo a los negocios informales, pero éste nunca se concretizó a pesar de que el sector formal, agrupado en organizaciones de la empresa privada, insistió en incluirlos para no cargar al resto con los tributos.

Hasta la fecha y a través de dos reformas tributarias, los cargados con impuestos han sido siempre las empresas formales y los empleados.

La propuesta también está plasmada en el Informe de Desarrollo Humano que el Programa de Naciones Unidas presentó recientemente y que detalla que si el país formalizara un 15 % de ese 60 % en la informalidad, su capacidad fiscal sería el doble de lo que percibe hoy.

Valent asegura que sí es factible aplicar estos tributos a través de una simplificación tributaria aunque reconoció que este tema debe pasar por un consenso político.

El tema es clave en momentos en que el Ministerio de Hacienda ha visto disminuida su recaudación de impuestos a través del IVA. El viceministro de ingresos del Ministerio de Hacienda, Mauricio Guardado confirmó ayer que el fisco dejará de percibir al menos $120 millones en concepto de recaudación del IVA debido al bajo crecimiento económico del país.

Para Virgilio Levaggi, director de la Organización Internacional del Trabajo para Centroamérica, Haití, Panamá y República Dominicana volver formales a los informales podría revertir ese estancamiento.

Hay ejemplos como Perú, que tras una mayor formalización de estos negocios, logró un mayor desarrollo económico.

La OIT estima que en América Latina hay 127 millones de personas que trabajan en la informalidad.

Beneficio laboral

La informalidad no solo afecta la economía nacional, sino también al mismo empleado pues éste no puede gozar de los beneficios sociales con un seguro médico o un ahorro para una pensión futura.

Según las estadísticas de Naciones Unidas siete de cada diez trabajadores no cuentan con seguridad social y tampoco cotizan para una pensión.

Por eso Valent también es de la opinión que además de llevarlos a la informalidad los gobiernos deben asignar mayores recursos para la extensión de coberturas de protección social como el caso de la pensión universal y otros mecanismos de protección.

En ese sentido, la presidenta del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), Carolina Ávalos, asegura que a lo largo de estos años han trabajado con diferentes grupos poblacionales para cubrirlos con necesidades básicas.

Por su parte, Manuel Sánchez, de la escuela Superior de Economía y Negocios, ESEN, mencionó el tema del emprendimiento, que está estrechamente relacionado con la informalidad pues muchos de estos negocios sin registro han comenzado por subsistencia pues no se han encontrado mejores oportunidades en el sector laboral formal.

Sánchez aseguró que el emprendimiento es causa y efecto de la informalidad y que el reto es dirigirlo a la formalidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación