Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miles de empleos se perderían si maquila se retira

La inestabilidad política y la inseguridad podría hacer migrar a varias empresas textiles. Sector genera 80 mil empleos directos

17 zonas francas, que albergan a cientos de empresas textiles, operan actualmente en El Salvador. Foto EDH /archivo

17 zonas francas, que albergan a cientos de empresas textiles, operan actualmente en El Salvador. Foto EDH /archivo

17 zonas francas, que albergan a cientos de empresas textiles, operan actualmente en El Salvador. Foto EDH /archivo

La noticia de que hay interés de parte de los hondureños por atraer empresas textiles salvadoreñas, dado a conocer recientemente por la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), genera temor entre los empresarios nacionales.

Daniel Facussé, presidente de la AHM, detalló que algunas zonas francas hondureñas ya han recibido muestras de interés de los salvadoreños, a quienes se les han ofrecido buenos incentivos, garantía de seguridad jurídica, menores costos de energía, bajos impuestos y subsidiar durante tres meses el 50% del salario de los nuevos trabajadores que contraten, si se deciden a operar en Honduras.

En ese sentido, tanto la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport) como la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), reconocen que en el país se deben mejorar las condiciones de inversión.

Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de Coexport, señaló que si un país ofrece mejores oportunidades y ventajas para las operaciones a las productoras textiles, posiblemente las empresas decidan moverse.

Agregó que un inversionista busca ese tipo de facilidades ya que lo principal para ellos es contar con las reglas del juego claras, costos de operación más económicos, facilidades de operación y que su negocio sea desarrollado de la mejor manera, así como facilidades logísticas en transporte de mercaderías y recepción de materias primas.

"Cualquier inversionista siempre va a comparar cuáles son las diferencias entre uno u otro país, también tienen que ver los salarios y las condiciones de seguridad", explicó.

Además considera que las empresas van a comparar las ventajas que se tienen en El Salvador y las ventajas que les está ofreciendo Honduras y van a pensar cuáles son las mejores para su negocio, de ahí la importancia de que como país, se esté pensando en la manera de mejorar constantemente los incentivos.

"El Salvador requiere este tipo de operaciones porque genera mano de obra e inversión en el país, y eso ayuda al desarrollo económico", señaló Cuéllar.

En trámites para migrar

En declaraciones a El Diario de Hoy, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Arnoldo Jiménez, confirmó recientemente que las compañías salvadoreñas están indagando los beneficios que podrían recibir en Honduras.

"Sé que los trámites los están haciendo varios (empresarios), con procesos avanzados, han sacado costos de montaje, eso es carísimo, y se preparan para lo peor. Son decisiones individuales de cada empresario, pero va en serio porque están gastando presupuesto en planificar y en abogados", advirtió.

La importancia de la operación de los inversionistas de la industria textil en el país, es la generación de 80 mil empleos directos y por lo menos 160 mil indirectos, según cifras de Camtex.

Cuéllar señala que este tipo de empresas además de la generación de empleos, también están relacionadas con la operación de otro negocios que se forman a su alrededor como proveedores de materia prima o servicios, generando empleos indirectos.

Camtex, por su parte, mencionó que confía que El Salvador mantenga la estabilidad y respeto al marco jurídico para que los inversionistas no se vean obligados a migrar, y en poder trabajar de la mano con el nuevo gobierno, además de mejorar el clima de inversión.

El pasado lunes, varias gremiales empresariales acusaron al presidente Mauricio Funes de ahuyentar la inversión privada de la nación; luego de que el mandatario acusó a 10 empresas textiles de malversar los fondos asignados por el fideicomiso Fecepe.

La recién problemática del cobro de los $18 por la inspección no intrusiva en las aduanas salvadoreñas ha sido otro golpe en los costos de logística, y la inseguridad política han sido situaciones que han puesto a pensar a los empresarios en migrar. "Las empresas siempre están buscando nuevos horizontes, si el país (donde operan) no se los da", concluyó la directora ejecutiva de Coexport.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación