Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

25 mil cortadores menos en esta cosecha de café

b La cosecha 2013-2014 sufrirá un nivel de desempleo severo

Cafetaleros consultados estiman que para la cosecha cafetalera 2013-2014 habrá un desempleo de más de 25,000 personas, debido a los daños que ha sufrido la industria cafetalera por el hongo de la roya, la caída de los precios internacionales y los menores niveles de exportación del café.

En años previos, el número de jornaleros empleados era de 75,000. Sin embargo, esta temporada verá la baja más significativa de los últimos 60 años. Se calcula que las fincas sólo contratarán 50,000 cortadores.

Hubo épocas de oro, como en la cosecha 1992-1993 cuando 215,000 jornaleros fueron empleados, después de 20 años el número se ha reducido a 50,000 personas empleadas para la jornada 2013-2014. Esto genera gran preocupación para los caficultores que necesitan de la mano de obra para poder realizar una corta efectiva.

El problema provocará una caída en una tercera parte de los jornales en comparación a la cosecha anterior, lo cual equivale a 6,250,000 jornales menos.

Este año la producción será de 800 mil qq oro uva, situando a El Salvador como el menor productor en la región centroamericana en la temporada 2013-2014.

Pero, la preocupación va más allá de la producción de café, un desempleo masivo como el que experimentará el sector traerá consecuencias a las personas dependientes de este producto agrícola puesto que también traerá inseguridad alimentaria para muchas familias del campo.

Los caficultores anticipan además que el desempleo generará un incremento de las intrusiones en las fincas, robo de café y quema de plantaciones.

Para las familias que residen en las comunidades del área de cultivo de café es un tema preocupante debido a que no existen programas nacionales de seguridad alimentaria o programas de seguridad por parte de los cuerpos policiales.

La pasada semana, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) detalló que 13 mil familias (65,000 personas) fueron afectadas en la cosecha anterior, debido al efecto de la roya y baja del precio internacional. El organismo en coordinación con la Secretaría de Inclusión Social, ha repartido alimentos para ayudar a 10 mil familias.

Créditos insuficientes

Una de las preocupaciones más grandes de los caficultores es la deuda acumulada con el Fideicomiso Ambiental para la Conservación del Café (Ficafe), el cual vence el 23 de septiembre de cada año, y equivale a un pago de 11 millones de dólares anuales.

La semana anterior, los cafetaleros lograron acuerdos con el Ministerio de Agricultura y Ganadería, para gestionar ante la Asamblea Legislativa, una prórroga de la deuda que fue avalada por los diputados y evitará embargos a los caficultores hasta 2018.

Unos de los compromisos que los productores habrían adquirido es el de renovar el parque cafetero.

El monto de la cuota de FICAFE para el 2013 equivale a 112 millones de dólares, motivo por el cual muchos caficultores piden que se creen plazos más largos y créditos más flexibles para poder saldar la deuda.

Pero si ese problema ya era grave ahora no habrá crédito grupal por beneficio cafetalero como antes, sino que que cada caficultor deberá presentar su caso ante la banca para probar que son sujetos de crédito. Sin embargo, muchos agricultores no son sujetos de créditos lo que perjudicará más al sector.

Marcelino Samayoa, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE), opinó que "el Estado tiene que comprometerse a hacer las devoluciones del IVA y del Fondo de Emergencia del Café (FEC) a los beneficiadores en tiempo". Actualmente, el 40% del capital de los beneficiadores, que sirve para financiar a los productores, está retenido en IVA y FEC.

Es por eso que es necesario la creación de créditos con líneas preferenciales que tengan tasas de interés del 3%, explicó Samayoa. De esta forma, se ofrecerían créditos blandos y plazos suficientes.

Por otra parte, el Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal), ofreció una línea de créditos para ayudar a los caficultores a estabilizarse de la crisis. Pero el temor de muchos son las altas tasas de interés que recibirán al obtener dichos créditos, que rondan el 8%; de igual manera, consideran que los créditos no presentan mayor garantía para ellos.

El temor de los caficultores está en la renovación de las fincas, ya que necesitan de los créditos anualmente para renovar del 3 al 5% del terreno para mantener una buena cosecha. Esto, sumado a la roya, complica la situación para los productores que atraviesan la peor crisis de las últimas décadas. Desde la temporada 2010-2011, los caficultores han estado pagando solo el interés de las deudas, por lo que la Mesa de Café y el Comité Técnico consideran que debería haber una reducción al 4% de la tasa de interés que, actualmente, se encuentra en el 7.5%. Acá los caficultores proponen la creación de formas de pago que permitan una liberación de las garantías.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación