Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miércoles inicia cumbre del Foro Económico Mundial

Además del análisis geopolítico y la economía, la crisis de refugiados en Europa y la expansión del terrorismo serán parte del menú de la Cumbre de Davos.

Foro Económico Mundial

Vista de los preparativos para el centro de conferencias de Davos, Suiza. El Foro Económico Mundial (WEF) se celebrará del 20 al 23 de enero.  | Foto por Achivo

Ginebra. El Foro Económico Mundial de Davos (este de Suiza) se iniciará este miércoles con la presencia de dignatarios de cuarenta países y de lo más selecto del mundo de los negocios, que intentarán comprender los mayores desafíos actuales y plantear cómo superarlos. 
Durante cuatro días, esta estación de esquí acogerá a 2,500 participantes de más de cien países, de los que 300 son figuras públicas del más alto nivel y 1,500 son líderes de corporaciones de 25 industrias y sectores. 

Gran parte de los asistentes son contribuyentes a los debates, panelistas o moderadores, en una suerte de gran familia creada alrededor del principio de reunir a quienes tienen poder de decisión con generadores de ideas, formadores de opinión y líderes de causas sociales. Aunque las preocupaciones geopolíticas seguirán ocupando un espacio preponderante durante los cuatro días de discusiones, la economía mundial y sus perspectivas se erigirán como uno de los tópicos centrales a lo largo de los cuatro días de reuniones. 

Con una proyección de crecimiento económico global menor al 4 por ciento, los expertos abordarán las maneras de conseguir un crecimiento sostenible e inclusivo en un entorno inapropiado. La baja inflación, el hundimiento del precio del petróleo y la disminución de la cotización de las materias primas han surgido como condiciones poco propicias para el crecimiento en general. 

En esos debates participarán, entre otros, los presidentes del Banco Central Europeo, Mario Draghi, del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y la responsable del Fondo Económico Mundial, Christine Lagarde, además de los gobernadores de los bancos centrales de Inglaterra, Francia, Japón, México, entre otros. 

Se analizará, asimismo, como el acuerdo internacional sobre el clima alcanzado recientemente en París ofrece una lección de que otros desafíos mundiales pueden superarse con nuevos modelos de cooperación público-privados. La crisis de refugiados en Europa y la expansión del terrorismo serán parte del menú de Davos, donde se intentará prever el impacto que estos fenómenos tendrán en la economía.

Así, el reto que impone el Foro de Davos cada año a sus participantes es analizar las principales tendencias mundiales de manera integral y con una mirada orientada al futuro para intentar anticiparse a lo que ocurrirá, un ejercicio en el que no ha tenido mucho éxito en los últimos años. 

China será otro de los temas que concitarán más interés, ya que a la disminución de su ritmo de crecimiento (alrededor del 7 por ciento del PIB actualmente) y a la consiguiente caída de la demanda de materias primas se atribuyen en parte los males de muchos países exportadores de las mismas. Otros países emergentes se presentarán con perfil bajo, como Brasil y Rusia, que se encuentran en recesión, y cuyas perspectivas intentarán ser aclaradas. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación