Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

4 meses trabajan los hogares solo para pagar impuestos

ANEP calcula que los impuestos que pagan las familias equivale al 35% de sus ingresos anuales.

Escuela

Sectores sociales critican que la mayor recaudación de impuestos no se traduce en mejores servicios para toda la población. | Foto por Archivo

Escuela

El dinero que las familias entregan al Gobierno en concepto de impuestos equivale a todo su salario de cuatro meses, según estima la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP). Esta situación se ha vuelto critica por todos los impuestos que el FMLN ha creado en los últimos años.

Entre 2009 y 2015 la carga tributaria ha crecido cerca de 3 puntos, pasando de 12.6 % a cerca de 15.2 %, según un seguimiento hecho por ANEP.

Este aumento ha llevado a que prácticamente el trabajo que las familias hacen durante un tercio del año en realidad se va en impuestos.

Para el director de asuntos económicos y sociales de la gremial, Waldo Jiménez, esto es reflejo de una política mal enfocada.

Jiménez opinó que para un país es importante estimular la llegada de nuevas inversiones ya que esto permite generar más empleos y asegurar más ingresos al Estado.

Sin embargo los más de 20 impuestos que han creado los gobiernos del FMLN van enfocados en el sentido contrario, según Jiménez, porque no obtienen ingresos a partir de nuevas inversiones, sino a tomar más dinero del bolsillo de quienes ya pagan.

Los ingresos netos del Estado por impuestos han pasado de crecer a ritmo de $200 millones entre 2012 y 2013 a cerca de $90 millones entre 2014 y 2015, según la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

“El crecimiento de los últimos años es más pequeño porque no está basado en lo más importante: que haya más inversión y más empleo”, valoró Jiménez.

Sin combate a la evasión

El asesor macro económico de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Carlos Pérez Trejo, opinó que los últimos impuestos están reduciendo el consumo de las familias.

Los impuestos indirectos, como el de la telefonía o el de operaciones financieras, distorsionan el mercado, creando nerviosismo en inversionistas y reduciendo la capacidad de consumo de los hogares.

Entonces, la manera en que el FMLN ha elevado la carga tributaria en realidad pasa factura a los hogares de más bajos ingresos y crea más problemas a la economía.

Por otro lado, el economista señaló que se ha aumentado la recaudación de impuestos sin atacar problemas como la evasión, una conclusión que comparten Funde y varios organismos internacionales.

“Eso lo hace el estado como una salida o alternativa por no poder atacar los problemas estructurales del sistema tributario: que es ineficiente, no respeta la equidad y hay muchos problemas de evasión...  Ante la incapacidad buscan otras fuentes de ingresos”, explicó Carlos Pérez.

De acuerdo con su análisis, una estrategia como combatir la evasión en el impuesto sobre la renta mejoraría los ingresos del Estado sin perjudicar el bolsillo de las familias de bajos recursos.

¿Tenemos la carga tributaria más baja?

Los funcionarios de Gobierno repiten de manera constante que El Salvador tiene una de las cargas tributarias más bajas de Latinoamérica, sin embargo este dato es visto con matices por varios economistas.

Por un lado, Waldo Jiménez dijo que, comparando cifras oficiales y datos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), El Salvador tiene una de las cargas tributarias más altas.

Esta fue de 15.4 % en 2013, mientras que Honduras tuvo un 14.8 % y Nicaragua un 14.7 %. Costa Rica reportó un 13.3 % y Guatemala un 10.7 %.

Jiménez además añadió que las cifras económicas están bajo revisión. Con un Producto Interno Bruto (PIB) ajustado, la ANEP estima que la carga tributaria en realidad es de 19.3 %.

Por último, el representante de la gremial agregó que existe un “impuesto escondido” para las familias.

Si el 35 % del ingreso de los hogares se va en impuestos, del 65 % una familia aún tiene que pagar educación privada, medicinas y seguridad (ya sea que paguen vigilancia o deban entregar extorsión a pandillas), explicó.

“Se supone que le pagamos al gobierno para que preste esos servicios, sobre todo a familias más pobres, en cantidad y calidad adecuada, que es lo que no está sucediendo”, añadió Jiménez.

Sobre este punto el investigador de Funde recordó que un estudio internacional reveló que la “frontera tributaria” de El Salvador es de 30 %. Es decir, la economía, empresas y hogares, pueden soportar una carga máxima de impuestos equivalente al 30%.

Sin embargo Pérez Trejo recordó que los impuestos al consumo están distorsionando la economía y que, al parecer, la recaudación de estos está llegando a su limite.

El economista insistió en que el sistema tributario salvadoreño depende mucho de pequeños impuestos que llegan a ser ineficientes en recaudación. Lo ideal sería fortalecer aquellos grandes impuestos que permiten una gran recaudación, pero enfrentan problemas de elusión.

Organizaciones como ANEP y Fusades han criticado en varias ocasiones que, independiente de la carga tributaria, los impuestos del Gobierno no se ven traducidos en servicios de calidad para todos los salvadoreños.

Este periódico ha señalado en varias ocasiones deficiencias en servicios de salud, entrega tardía de dinero a centros escolares e instalaciones  que urgen de reparaciones.

En reiteradas ocasiones funcionarios de Gobierno han criticado que estos señalamientos responden a un sesgo ideológico de medios y el sector privado.

Waldo Jiménez consideró que el dinero de los impuestos sale del bolsillo de todos los salvadoreños, por tanto, la sociedad está en su derecho de reclamar cuando los servicios que obtiene no cumplen con sus necesidades.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación