Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mercados se mantienen en vilo ante reunión de la FED

Subir la tasa de interés de Estados Unidos provocaría un aumento del costo del crédito para gobiernos y empresas

Janet Yellen, presidenta de la Fed.

Janet Yellen, presidenta de la Fed. | Foto por AP

Janet Yellen, presidenta de la Fed.

La economía mundial está en vilo ante la reunión de dos días que la ReservaFederal que inicia hoy y termina el jueves, en la cual se decidirá si aumenta por primera vez en nueve años la tasa de interés de Estados Unidos.

Subir la tasa, que hoy está casi en 0%, provocaría un aumento del costo del crédito para gobiernos y empresas, castigaría a otras monedas y estimularía los negocios en Estados Unidos en detrimento de otros países, entre ellos los emergentes.

El Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) comenzará a deliberar el miércoles y el jueves hará pública su decisión.

Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han dicho que sería conveniente que la Fed no haga cambio alguno debido a la incertidumbre sobre el futuro de China, la segunda economía mundial, que ya derribó los mercados de valores y los precios de las materias primas.

Un informe del Banco Mundial dijo este martes que un aumento de los intereses en Estados Unidos podría generar condiciones para una “tormenta perfecta” que castigaría a los países en desarrollo.

La presidenta de la Fed Janet Yellen ha dicho que la economía de Estados Unidos está consolidada y que quiere aumentar este año la tasa de interés que es casi nula desde que estalló la crisis financiera en 2008.

El crecimiento estadounidense tuvo una robusta expansión de 3.7% en el segundo trimestre de 2015 y para todo el año los economistas esperan un crecimiento de cerca del 2.5%.

Hasta hace algunas semanas, antes del estallido de las turbulencias de China, la mayoría de los economistas creía que en setiembre el FOMC aumentaría los intereses, posiblemente en 0.25%.

Ahora, empero “las chances son de 50/50”, al decir de Paul Ashworth, analista de la firma de Capital Economics, debido a que las presiones para demorar esa decisión han crecido por la atonía de la inflación estadounidense y la inquietud de los países emergentes, que ya sufren la fuga de capitales por un dolar más fuerte.

El último aumento de la tasa fue en junio de 2006 cuando la Fed quiso detener el galopante crecimiento del mercado inmobiliario; dos años antes de que se desatara la crisis de los créditos “subprime” que causó estragos en la economía estadounidense.

Aunque Estados Unidos muestre buena salud, la volatilidad de los mercados desatada el mes pasado se mantiene y aún falta saber mucho sobre cuánto impactarán en la economía mundial los problemas de China, que ha enlentecido su crecimiento.

No obstante, hay quienes sostienen que ya es hora de dejar atrás siete años de políticas de dinero barato.

“Ahora tenemos tasas que son históricamente bajas. Tenemos que volver a la normalidad”, dijo Robert Morgan de la American Bankers Association.

En medio del temor de los países emergentes a que el aumento de las tasas estadounidenses penalice a sus monedas y les haga perder capitales, el FMI y el Banco Mundial le pidieron a Fed que tenga paciencia.

El FMI cree que la Fed tiene “la flexibilidad necesaria para esperar” un poco más y el economista del Banco Mundial Kaushik Basu advirtió que un apresuramiento puede provocar “pánico y caos” en los mercados.

Janet Yellen, que no habla del tema desde hace dos meses, podría tomar una decisión salomónica, dijo a la AFP Jia Liu, economista del American Institute for Economic Research (AIER).

“Como Janet Jellen es una firme partidaria de dar indicaciones monetarias a los mercados, creo que no se decidirá un alza de las tasas sino que se dará una señal clara de que lo harán antes de fin de año”, agregó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación