Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mecanismo Europeo de Estabilidad aprobó primera entrega de ayuda a Grecia

Los ministros de Finanzas de la zona euro aprobaron hoy desbloquear un primer tramo de ayuda a Grecia, con lo que el país podrá reembolsar desde mañana 3,400 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE)<

Bandera de Grecia

Los ministros de Finanzas de la zona euro aprobaron desbloquear un primer tramo de ayuda a Grecia, el país podrá reembolsar desde mañanas 3,400 millones de euros | Foto por elsalv

El consejo de administración del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), compuesto por los ministros de Finanzas de los 19, "aprobó el programa para Grecia", indicó el comunicado. Grecia recibirá inmediatamente una suma de 23,000 millones de euros, confirmó una fuente cercana.

Los 19 estaban esperando, antes de autorizar esta entrega, que los Parlamentos nacionales llamados a pronunciarse sobre el nuevo programa de ayuda a Grecia, lo hicieran.

El miércoles, el último obstáculo fue levantado con la votación del Bundestag alemán a favor de ese plan, que incluye ayuda financiera, bajo forma de préstamos, que pueden ir hasta 86,000 millones de euros en tres años, y un memorándum con muchas medidas de austeridad y reformas en Grecia.

Los ministros de Finanzas de la zona euro habían acordado el viernes otorgar el primer tramo de una ayuda total de 26,000 millones de euros.

La primera entrega de 23,000 millones de euros se divide en 10,000 millones, que se colocarán en una cuenta aparte destinada a ayudar los bancos griegos, y 13,000 millones de euros que permitirán que Atenas reembolse, a partir del jueves 3,400 millones de euros al BCE (de los cuales 200 millones son intereses)

La suma facilitará también reembolsar 7,160 millones de euros de un préstamo puente, acordado por la UE en julio para que Grecia pudiera hacer un anterior pago a la BCE y reembolsar sumas debidas al otro gran acreedor público, el FMI.


Quedan pendientes 3,000 millones de euros de este primer tramo, que serán suministrados en septiembre u octubre, en función de las reformas aplicadas.

Parlamento alemán aprobó el plan
El Parlamento alemán aprobó hoy por amplia mayoría el tercer plan de ayuda a Grecia, en una votación que puso de manifiesto que el descontento en las filas conservadoras con la canciller Angela Merkel es limitado.

De los 585 diputados presentes (de los 631 del Bundestag), 454 votaron a favor, 113 en contra y 18 se abstuvieron, según los resultados oficiales de la votación.

En total, 63 diputados conservadores del CDU/CSU de la canciller han votado en contra y otros 17 no participaron en la votación. Otros tres se abstuvieron.

Aunque estuvo presente en el Bundestag, la canciller dejó en manos de su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, la defensa de este nuevo crédito.

Schäuble reconoció que "no hay garantías" de éxito del nuevo plan, pero dijo a los parlamentarios que "sería irresponsable" no dar una nueva oportunidad a Grecia.

"Si Grecia asume sus responsabilidades y si el programa se lleva a cabo de manera completa y decidida, entonces la economía griega podrá crecer en los próximos años", dijo el ministro.

El Bundestag había aprobado ya el 17 de julio el inicio de las negociaciones para este plan de ayuda, el tercero a Atenas desde 2010.

El secretario general de la CDU, Peter Tauber, había dicho que votar en contra "significaría una puñalada en la espalda a la canciller", cuya popularidad está en sus cotas más altas y a la que muchos analistas auguran ya un cuarto mandato al término de las legislativas de 2017.

El factor FMI
Según un estudio del Instituto Leibnitz de investigación económica (IWH), Alemania ha obtenido unos 100,000 millones de euros de la crisis europea de la deuda al beneficiarse, sobre todo, de los bajos tipos de interés que paga por endeudarse.

La labor de Merkel se había visto dificultada por la posición del Fondo Monetario Internacional, que ha pospuesto hasta octubre su decisión de participar o no en este nuevo rescate, ya que lo condiciona a una reducción sustancial de la "insostenible" deuda griega.

Los alemanes se oponen de plano a esta exigencia, aunque esperan que el FMI participe, ya que consideran que sería una garantía para que Grecia devuelva estos préstamos.

Schäuble se dijo "confiado" en que los europeos y el FMI lleguen a una "posición común sobre la sostenibilidad de la deuda" griega y la institución de Washington participe en el nuevo plan de ayuda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación