Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MCC: inversión y Estado de Derecho, claves para Fomilenio II

Reconoció el papel del Consejo para el Crecimiento en la aprobación del compacto para el país

La mayor parte del Fomilenio II se pretende dirigir a inversiones en la zona costera marina. foto edh / mario amaya

La mayor parte del Fomilenio II se pretende dirigir a inversiones en la zona costera marina. foto edh / mario amaya

La mayor parte del Fomilenio II se pretende dirigir a inversiones en la zona costera marina. foto edh / mario amaya

Aunque la Corporación Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés) ve positivas las reformas a la Ley contra el Lavado de Dinero, el organismo cooperante confirmó que tomó en cuenta el declive en el clima de inversión del país y otros argumentos relacionados con la institucionalidad democrática para dilatar la firma de un segundo compacto de Fomilenio, que asciende a $277 millones.

En este sentido el director gerente de operaciones para Europa, Asia y Latinoamérica de MCC, Jonathan Brooks, informó que la agencia decidió postergar el desembolso a finales de noviembre después de revisar la situación económica y de inversión, junto con el fortalecimiento del Estado de derecho y la institucionalidad democrática de El Salvador.

"Nosotros reconocemos los esfuerzos que ha hecho el gobierno. No obstante decidimos que necesitábamos ver mayor avance en varios temas para sentirnos cómodos al momento de firmar. Estamos dando el tiempo necesario para que el gobierno salvadoreño implemente las reformas que generen inversión y un Estado de derecho adecuado para un lanzamiento exitoso de nuestro convenio", indicó el ejecutivo de MCC.

Sobre las reformas a marcos legales, Brooks dijo que es un aspecto importante para el éxito del segundo compacto y que por lo tanto se deben de abordar las modificaciones sugeridas dentro del Asocio por el Crecimiento, incluso en temas como seguridad y crecimiento económico, acompañadas de la Ley de Asocios Público Privados (APP).

"Ya que hemos logrado un programa técnicamente adecuado y con una buena cartera de proyectos tenemos que crear un marco propicio donde la institucionalidad de El Salvador sea fortalecida para fiscalizar mejor cualquier falta, cualquier caso que la debilite", señaló Brooks.

Con relación a la baja tasa de crecimiento económico del país (que no sobrepasa el 1.6 % en relación con el Producto Interno Bruto, PIB), MCC señaló que hay un declive en los niveles de inversión que las instituciones en los Estados Unidos están analizando por el papel estratégico que juega la economía salvadoreña en la región.

"Hay muchísimas avenidas para mejorar esta situación. Tenemos un acuerdo de áreas de prioridad y por ello Fomilenio II tiene inversiones dirigidas porque tanto Estados Unidos como El Salvador quieren solucionar estas necesidades", subrayó Brooks.

Algunas de las iniciativas de trabajo se relacionan con los procesos comerciales más simplificados, apostarle por los corredores logísticos (sobre todo en la franja costera) y tener un sistema aduanero más fuerte, en especial en la frontera El Amatillo (con Honduras).

Otro elemento fundamental es, según Brooks, la relación entre los sectores gubernamentales y aquellos de la vida productiva del país, en especial los empresarios, quienes agrupados en el Consejo para el Crecimiento ya viajaron a Washington, Estados Unidos, a colaborar con el gobierno salvadoreño para aprobar Fomilenio II.

"El mensaje de unidad es valioso e importante y los aportes e ideas (del Consejo) han sido importantes. Nos demuestran que hay un buen nivel de colaboración y se emite un mensaje de unidad que acá reconocemos para el futuro crecimiento del país", reflexionó Brooks.

Hay que recordar que la propuesta de reformas a la Ley de APP que se está discutiendo en la Asamblea Legislativa fue elaborada en el seno del Consejo e impulsada por siete grandes empresarios que integran este mecanismo de interlocución sectorial, como parte del Asocio para el Crecimiento.

Sobre la posibilidad de que el Congreso de Estados Unidos emita objeciones en relación al convenio de Fomilenio II, Brooks dijo que este "ya se aprobó", por lo que la etapa de elaboración ya concluyó y que la decisión de cuándo se estampará la rúbrica entre MCC y el gobierno salvadoreño depende de la agencia estadounidense, más allá de las próximas elecciones presidenciales.

"Tenemos un proceso continuo de diálogo con el Congreso y nuestros pares socios para decidir. Este no es un tema partidario ni electoral porque nos interesa el marco adecuado de inversión y del Estado de derecho", puntualizó Brooks.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación