Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más deuda sacrificará la inversión y mejora en economía

FMI alertó que de no controlar la deuda el pago sería drástico y nocivo para todos.

Fondo Monetario Internacional FMI Conferencia regional

La delegación del organismo crediticio internacional permanecerá dos semanas en el país centroamericano. | Foto por Cortesía

De no corregir el constante endeudamiento El Salvador se enfrentará a un escenario donde se tengan que sacrificar las inversiones en infraestructura y servicios para tener que pagar. Eventualmente, las medidas para corregir la falta de dinero serían bruscas y nocivas para todos.
Esta es una de las observaciones que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) durante el cierre de un encuentro con reguladores del sector financiero en Centroamérica.


“En la medida que esto sigue creciendo, cada vez va a haber menos recursos para proyectos productivos del sector privado, para proyectos de infraestructura. La capacidad de crecimiento de la economía por un lado se ve afectada”, respondió Alejandro Werner, director del departamento del hemisferio occidental del FMI, al ser consultado sobre el escenario que enfrentaría El Salvador si no hace reformas fiscales para controlar el déficit en el presupuesto y el alto endeudamiento.


Al inicio del encuentro los representantes del FMI aclararon que una deuda que represente el 60% del Producto Interno Bruto (PIB) no representa problemas, a menos de que se trate de una dinámica en la cual se sigue prestando dinero sin estabilizar la cuenta pendiente.
“El gran riesgo que hemos visto a través de la historia económica en América Latina es que estos procesos... de repente ya sea por cuestiones externas o domésticas, empieza a haber un incremento en la complejidad del financiamiento de ese déficit. Cuando eso ocurre lo que se da es un freno abrupto”, explicó.


Ese freno repentino, como ocurrió en la crisis financiera de 2008 y en la deuda de Grecia, implica que los deudores tienen que hacer un pago o consolidación de deuda  de una forma acelerada. Pagar de la noche a la mañana, sacrificando dinero destinado para muchas necesidades esenciales.


Un estado entonces “tiene que consolidar las finanzas públicas de una manera muy brusca, muy drástica, lo cual genera efectos en la economía muy nocivos, en lugar de hacerlo de manera gradual”, añadió Werner.


El experto indicó que es muy difícil estimar cuando ocurren estos frenos. Sin embargo instó al gobierno de El Salvador a que realice las reformas necesarias para consolidar las finanzas públicas.


Entre estos cambios se encuentra la reforma al sistema de pensiones y una mayor focalización del gasto en subsidios para que sean bien aprovechados. El director del FMI para el hemisferio además estimó que la deuda de El Salvador no necesita una reestructuración pues aún se puede trabajar las finanzas públicas para asegurar un mejor perfil de crédito y continuar pagando.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación