Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Más de 250,000 familias ya no reciben subsidio para la energía eléctrica

La reducción de la tarifa eléctrica desactivó el subsidio para los que consumen hasta 200kw/h.

Comunidad Margaritas

Las familias que consumen entre 100 y 200 kilovatios/hora ya no tienen subsidio. Son más de 250,000 hogares.  | Foto por Archivo

Santa Tecla, 10 de julio de 2007.

Más de 250 mil familias, que consumen un promedio de 100 a 200 kilovatios por hora en sus hogares, ya no reciben el subsidio estatal desde junio de este año pues el decreto ejecutivo que dio vida a ese beneficio se desactivó cuando el precio de la energía cayó a menos de $120 el megavatio hora.

Eso le ha permitido al Gobierno un ahorro de aproximadamente $2.5 millones cada mes, según los datos del Consejo Nacional de Energía. 

Inicialmente el Gobierno solo otorgaba subsidio a las familias que consumen hasta 100 kw/h, pero en abril de 2012 el Gobierno decidió subirlo a las familias con más ingresos, bajo el argumento de que el precio del combustible había subido y era pertinente ayudar a las familias salvadoreñas. 

Ese subsidio obligó al Gobierno a pagar hasta $3 millones mensuales desde ese año. Los datos de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa indican que el 2013 el Gobierno pagó un total de $166.4 millones y, en 2014, otros $174.1 millones solo en subsidio a la energía. 

Subsidio a la energía eléctrica

 

Sin embargo, el decreto solo era transitorio y se actualizaba cada tres meses junto con la nueva tarifa de la energía eléctrica que anuncia la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget). 

Los datos oficiales indican que el precio global de la energía a octubre de este año ha sido de $106.86 el megavatio/hora. El año pasado, el precio llegó hasta $172.15. 

Con este nuevo valor la CEL ha pagado a la fecha un total de $85.1 millones en subsidios directos al consumidor final y si se junta con los subsidios indirectos, por contratos a largo plazo, suma un gasto de $111.8 millones. 

El subsidio se reactivaría solo si el precio del combustible, del que depende gran parte de la generación energética del país, sube de nuevo a nivel internacional. No obstante, las proyecciones indican todo lo contrario. De hecho el Secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, dijo ayer en una entrevista televisiva que el precio de la energía podría bajar hasta un 10% más a partir de enero, cuando corresponde cambiar la tarifa eléctrica. En lo que va del año la tarifa ha caído hasta un 32%, influenciado en su mayor parte por factores externos relacionados al precio del petróleo y a una mayor importación de energía. 

Además, la matriz energética se ha ayudado más de la importación de energía y la generación a base de biomasa, lo que ha permitido que el país no dependa tanto del combustible fósil. 

 

Subsidio a la energía eléctrica

Ahorro para el Estado 

Indudablemente la reducción de la tarifa eléctrica le ha generado al Gobierno un significativo ahorro que podría reducir el déficit fiscal que este año será de hasta 4% del Producto Interno Bruto. 

Los expertos del Departamento Económico de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) aseguran en su último informe de coyuntura que el ahorro en los subsidios, generado por causas externas (la caída de los precios del petróleo) debería haber servido para reducir el déficit fiscal, de forma parcial. “Sin embargo la brecha se mantiene”, dijo el departamento económico. 

Lorenzana, afirma que los bajos precios del combustible le han permitido al país un ahorro de más de $500 millones, que se han ido para otros niveles de consumo de la población. 

Juan Cea Vega, gerente de energía de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), ha manifestado en otra oportunidad que este es el momento propicio para que el Gobierno realice importantes inversiones en materia energética y, a la vez, promuevan un uso más eficiente del recurso pues aunque la tarifa puede que sea menor que en años anteriores, se sigue desperdiciando al menos el 12% de la energía que se produce. Al dejar conectados los cargadores de aparatos electrónicos o las luces encendidas durante toda la noche la demanda crece y  obliga a que generadores más caros (térmicos) definan en precio de la energía, que se vuelve más cara ya sea si no está contratada a largo plazo o si se genera a través de búnker o diesel. 

Este año la generación hidroeléctrica es la que más ha caído debido a una fuerte sequía que afectó no solo a El Salvador sino a toda la región. 

A pesar de esa sequía la tarifa eléctrica no ha subido porque el bajo precio del combustible ha permitido al Gobierno no depender de la generación térmica. De lo contrario, el precio se hubiera disparado y los consumidores estarían pagando más.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación