Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lectores temen nuevo impuesto por mayor control a remesas

El registro diario de ingresos y salidas de remesas causó alarma entre la audiencia

Se calcula que $4,000 millones saldrán de las cuentas personales que los salvadoreños tienen en las AFP, por la reforma de pensiones.

Se calcula que $4,000 millones saldrán de las cuentas personales que los salvadoreños tienen en las AFP, por la reforma de pensiones. | Foto por EDH/ ARCHIVO

Se calcula que $4,000 millones saldrán de las cuentas personales que los salvadoreños tienen en las AFP, por la reforma de pensiones.

Luego del anuncio que a partir de este año el Gobierno mantendrá una base de datos con información personal de quienes envían o reciben remesas, que incluye los montos de dinero que se movilizan en cada transacción, los lectores de las redes sociales de este periódico han mostrado preocupación de que la medida pudiera ser la antesala de un nuevo impuesto por parte del Gobierno.

Según las nuevas normas técnicas que publicó el Banco Central de Reserva (BCR) el mes pasado, los agentes de remesas (y las empresas de transferencias) tendrán que facilitar diariamente información estadística a la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) sobre la cantidad de transacciones y montos enviados.

Los nuevos requerimientos estipulan que los formularios para esta base de datos también incluirán información personal como nombre, DUI, dirección y parentesco de las personas que reciben las remesas. Lo mismo aplica cuando el envío se realiza desde El Salvador.

Ante los nuevos requerimientos las inquietudes de las personas han sido evidentes, tanto por la preocupación de que se genere un nuevo gravamen para las remesas, como por el temor de la inseguridad, ante la cantidad de información personal que estarían proporcionando.

Para el usuario de facebook “Alejandro Ciudad Real” manifestó que para él es una excusa controlar el posible lavado de dinero “negro”, y consideró que el Gobierno controlará quienes viven gracias a las remesas de sus familiares y que terminarán sumando las cantidades individuales, para que esas personas paguen un nuevo impuesto por ingresos ajenos al trabajo.

El lector también considera que de esta manera se empobrecería más a la población y que la información podría convertirse negativamente en una “valiosa herramienta” para secuestro, extorsiones y otros delitos.

Para Montecristo López, esta es una medida ilegal dentro del libre mercado y que ahora será más fácil el robo y la extorsión.

 Eduardo Hernández, por su parte, también expresó su inquietud si la mediada es por si “¿ya estarán pensando en un nuevo impuesto para quienes reciben remesas?”.

Especialista lo sostiene

Para el analista económico y fiscal de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), Carlos Pérez Trejo, hay que ver la acción del Gobierno en dos perspectivas.

Para él, como especialista en materia económica, visto desde otra óptica, el Gobierno podría estar recopilando esta información para que en algún momento se pueda poner un impuesto a las remesas.

“Lo digo porque ya en algún momento personeros del Gobierno, tanto del Ministerio de Hacienda como de la Presidencia han manifestado que una de las potenciales fuentes de recursos para el Estado son las remesas”, manifestó.

De acuerdo al especialista,  el Gobierno en este momento no cuenta con una información detallada de los receptores de remesas porque los bancos únicamente le envían al Banco Central de Reserva y a la Superintendencia montos agregados de cuanto es lo que reciben.

Con la información a detalle el Gobierno puede utilizar esta información para gravarla con algún impuesto, puntualiza Pérez Trejo.

 Destaca que la información personal de los receptores de remesas ya la brindaban las personas que la reciben.

“Para los usuarios esta no va a ser una información nueva, y los bancos tienen esa información, lo nuevo ahora es que la Superintendencia les está mandando a que informen en detalle a la Superintendencia diariamente”, destaca Carlos Pérez Trejo.

El hecho positivo para el especialista es que la Superintendencia  podrá detectar o anticipar movimientos irregulares de capital, apuntó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación