Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las exportaciones de textiles crecieron 13.4 % a julio 2013

La maquila ha apalancado el crecimiento de las exportaciones del país

Los empleos de la industria textil y de la confección han crecido el 15 % en el primer semestre de 2013. foto edh / archivo

Los empleos de la industria textil y de la confección han crecido el 15 % en el primer semestre de 2013. foto edh / archivo

Los empleos de la industria textil y de la confección han crecido el 15 % en el primer semestre de 2013. foto edh / archivo

Un crecimiento positivo registraron las exportaciones del sector textil y de la confección en el primer semestre del 2013, informó la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas (Camtex).

Según datos del Banco Central de Reserva (BCR), en dicho semestre las exportaciones de maquila acumularon $672.6 millones, incrementándose en 13.4 % anual, comparado con el mismo período de 2012 cuando sumaron $500.2 millones.

El año pasado, las exportaciones del sector totalizaron $1,105.9 millones, reportando un crecimiento del 4 %, frente a los $1,068.5 millones de 2011.

En este rubro, el principal socio comercial continúa siendo Estados Unidos que recibió $618.3 millones (91.9 %) en exportaciones, seguido de Honduras con $24.8 millones (3.7 %). Del total maquilado, los productos textiles representaron el 76.4 % y los no textiles, el 23.6 %.

Los principales productos maquilados fueron prendas de vestir de punto y no punto; chips (condensadores); alcohol etílico; los no textiles; y otros textiles y sus confecciones.

José Escobar, presidente de Camtex, dijo recientemente que los buenos resultados se deben a que el sector se ha transformado en una industria de paquete completo, lo cual ha abierto la puerta a fabricantes de hilo y tejidos, entre otros.

Lo anterior también ha favorecido la formación del clúster de tejidos sintéticos y algodón, y ser más competitivos en los tiempos de entrega de pedidos, frente a otros países de la región.

Por otra parte, Pablo Durán, presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), considera que el buen desempeño que ha mostrado este sector se debe a la recuperación económica que el mercado estadounidense ha registrado en el último año, pues es hacia donde se exporta el 85 % de los textiles que se producen en El Salvador. Otros mercados importantes son Canadá y Centroamérica.

Estados Unidos además sigue siendo el principal proveedor de materia prima para la industria con 60,000 millones en importaciones.

Para el presidente de Coexport, el aumento en las exportaciones representa un importante aporte a la economía nacional, en crecimiento productivo y creación de miles de empleos.

Un informe de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), presentado hace un par de meses, reveló que las exportaciones de tejidos crecieron el 22 %, porque se exportaron $134 millones, es decir, $24.7 millones más.

En este producto específico destacan las exportaciones de los tejidos de punto con un 53 % de participación; los tejidos especiales, con un 23 %; el algodón con un 20 %; y los filamentos sintéticos o artificiales, con un 10 %.

La exportación de prendas de vestir confeccionadas, también ha tenido un crecimiento importante, en el que destacan las camisas y camisetas, las medias de algodón, los suéteres de algodón, suéteres de fibra sintética y calzoncillos de algodón.

En cuanto a los países que más se exporta, se encuentra Estados Unidos, seguido por los países de la región centroamericana, en donde Honduras, Guatemala y Nicaragua son los principales mercados.

En el tema del empleo, el reporte de la ASI detalla que los puestos de trabajo del sector textil a junio de 2013 totalizaron 73,886, registrando un crecimiento de 3,803 empleos, es decir, el 15 %.

De acuerdo con Camtex, entre los factores que favorecieron el crecimiento del rubro están la aprobación de la Ley de Zonas Francas y el financiamiento por parte del sector financiero nacional.

La nueva Ley, que fue aprobada en febrero pasado con 82 votos a favor en la Asamblea Legislativa, además de apuntalar el crecimiento de la industria textilera y, por ende, una mayor estabilidad a los empleos, también permitió que el país cumpliera con los compromisos adquiridos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Otro factor que abonó al buen desempeño fue el financiamiento, pues a diferencia de otros rubros si ha tenido el apoyo de la banca, recibiendo $144.6 millones en créditos, en este primer semestre, superando con $56.3 millones el mismo periodo de 2013.

Sin nuevas inversiones

No obstante, no todo ha sido favorable para el sector, pues en los últimos cuatro años no han llegado inversiones nuevas. De hecho, fue en 2009 cuando Unifi se estableció en el país con una inversión de $20 millones. Según Camtex, esta fue la última textilera que ha llegado a suelo salvadoreño.

Un año antes, por gestiones de la administración anterior, llegó al país la firma brasileña Pettenati, que arrancó con una inversión de $50 millones.

La planta especializada en tejeduría, preparación de tejidos crudos, tintorería y acabados, se convirtió en una especie de imán que atrajo nuevas inversiones, con las que más tarde integraron el primer clúster del país, un esquema que se mantiene hasta esta fecha.

Sin embargo, con la nueva administración gubernamental, las firmas internacionales que operan en el país comenzaron a limitar sus inversiones, y además la ausencia de inversiones frescas fue notoria.

Los datos de Camtex indican que en países como Honduras y Nicaragua la inversión extranjera ronda los $1 mil millones, mientras que El Salvador apenas alcanzó los $200 millones, en el primer semestre del año.

Y sobre la posibilidad de que en un corto plazo ingresen nuevas empresas, Escobar añadió que se han enterado que la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones (Proesa) se encuentra realizando gestiones con una empresa, pero a la fecha desconocen mayores detalles.

Francesco Pilenga de Industrias Pettenati, de capital brasileño, dijo recientemente que en los bajos niveles de inversión en El Salvador también inciden los altos precios de la energía, pues a las empresas no les queda margen para invertir, es cuestión de números.

Según los empresarios, El Salvador es el país que paga más cara la electricidad entre nuestros competidores de la región, algunos pagan entre, $0.05, $0.07 y $0.11 por KW, pero en El Salvador se pagan alrededor de $0.22 por kilowatt.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación