Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Economistas

“Las condiciones económicas serán más difíciles este año”

La deuda y las posibles reformas al sistema de pensiones  son los temas que más preocupan.

Roberto Rubio, Álvaro Trigueros y Oscar Jasaui disertaron sobre la economía nacional ayer en un foro organizado por la Amcham.

Roberto Rubio, Álvaro Trigueros y Oscar Jasaui disertaron sobre la economía nacional ayer en un foro organizado por la Amcham. | Foto por Cortesía Amcham

Roberto Rubio, Álvaro Trigueros y Oscar Jasaui disertaron sobre la economía nacional ayer en un foro organizado por la Amcham.

El 2016 será un año difícil para la economía nacional. 

La delincuencia, la inseguridad jurídica, los problemas logísticos en las aduanas, la baja inversión  y las nulas intenciones gubernamentales de mejorar sus finanzas, siguen en el ambiente nacional y tienden cada vez más a desanimar a los inversionistas que podrían generar empleos en el país. 

Así lo creen desde ya el presidente de la calificadora de riesgo latinoamericana, Pacif Credit Ratings (PCR), Oscar M. Jasaui y Roberto Rubio y Álvaro Trigueros, dos economistas que representaron a la Fundación Nacional para el Desarrollo y la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), quienes disertaron ayer en el evento Perspectivas económicas 2016, organizado por la Cámara Americana de Comercio de El Salvador (Amcham).

Sus proyecciones de lo que podría pasar este año fueron escuchadas atentamente ayer por los socios de la Amcham, que suman 330 empresas estadounidenses en el país y se mantienen muy pendientes de lo que ocurre a nivel nacional pues de estos indicadores dependen sus inversiones. 

Las condiciones globales son inciertas, dijo Jasaui. El precio del petróleo y las condiciones geopolíticas ponen en riesgo sobre todo a los países emergentes y con altas deudas como el caso de El Salvador.

El año pasado la economía mejoró levemente. Las remesas aumentaron, las exportaciones mejoraron y se espera confirmar en los próximos meses un crecimiento de 2.5% del Producto Interno Bruto (PIB).  Pero “no hay nada que nos indique que esto pueda seguir así”, dijo Roberto Rubio en su ponencia. 

De acuerdo con el economista, así como hay datos positivos, también están otros puntos adversos como una excesiva deuda externa, una generación de empleo insuficiente para el número de jóvenes que buscan uno y escasas señales para la atracción de inversión local y extranjera.

“En los últimos dos años hemos observado que la economía crece poco y hay poca generación de empleo formal que es el que cumple con los requisitos de ley. El tema laboral está complicado”, dijo por su parte Álvaro Trigueros.

“Sin trabajo no hay dinero y sin dinero no hay comida y eso afecta la pobreza”, señaló el economista, quien se muestra preocupado por el alto sector informal. “Las perspectivas de la situación social no son favorables. 2016 será un año complicado”, agregó. 

Finanzas públicas 

El tema que más preocupa es el fiscal. Aunque el país tiene ahora más ingresos de los que recibía hace unos años, también ha crecido la deuda externa y los gastos corrientes que se diluyen en salarios y transferencias corrientes como los subsidios. 

Rubio dice que un porcentaje aceptable de deuda para un país ronda el 49% del PIB, pero El Salvador ya alcanzó una deuda similar al 62% del PIB, que de hecho, ya le está pasando la factura al país a través del pago de intereses. 

Las Letras del Tesoro, que son la deuda de corto plazo que no necesita aprobación de la Asamblea Legislativa ya están pagando tasas de hasta el 6% cuando el año pasado solo pagaban tasas de 2.5 o 3%. 

Los bonos de El Salvador también se están volviendo más caros y difíciles de que los inversionistas los compren. 

“Se está rascando la olla donde se puede y cuando esto sucede es porque ya hay muchos problemas fiscales”, señaló Rubio. “El espacio fiscal se está reduciendo. No hay duda de que necesitamos una reforma fiscal”, agregó. 

Empresas desanimadas 

Las condiciones siguen desanimando a la empresa privada. La directora ejecutiva de la Amcham, Carmen Aída Muñoz, dijo que cada vez más las empresas tienen cautela para  continuar con sus inversiones debido a temas tan sensibles como el de la inseguridad. 

“Percibimos que hay una cautela para continuar sus inversiones mientras no se resuelvan temas como el de seguridad”, señaló la representante de las compañías estadounidenses en el país. 

Muñoz resaltó que en 24 meses se han ido del país un aproximado de 10 empresas y  sigue el riesgo de que se vayan otras más, tomando en cuenta que muchas han dejado de contratar personal y no están creciendo. “A una empresa le toma de dos a tres años para establecerse en el país y así como son de ordenados para instalarse también son ordenadas para retirarse. Lo que hacen es que de dejan de contratar, dejan de crecer y se establecen en otro país. El llamado de atención se lo venimos haciendo al Gobierno desde hace dos años para que trabajen articuladamente”, dijo Muñoz. 

“Si se toman las decisiones adecuadas, la recuperación económica podría seguir y se podría llegar de nuevo al 2.5% o más, pero si se toman decisiones erróneas, el clima de negocios se deteriorará. Hasta hoy veo una excesiva incapacidad en la toma de decisiones. Si seguimos así tendremos serias dificultades y podremos llegar a la ruta certera de la insolvencia”, advirtió Roberto Rubio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación