Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lagarde, preocupada por frágil red de seguridad financiera

Le preocupan, sobre todo, los países emergentes con altas deudas en dólares.

Christine Lagarde directora FMI

La directora del FMI, Christine Lagarde, opinió que se debe ampliar los instrumentos de precaución financiera. | Foto por elsalv

WASHINGTON. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, se mostró ayer preocupada por la fragilidad y “fragmentación” de la red de seguridad financiera global, especialmente ante los desafíos que encaran las economías emergentes con una alta deuda en dólares y una “aguda” salida de capitales. 

“Aunque la red de seguridad se ha ampliado en tamaño y cobertura desde la crisis de 2008, también se ha vuelto más fragmentada y asimétrica”, explicó la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI) en una conferencia sobre mercados emergentes en la Escuela de Políticas Públicas de la Universidad de Maryland (EE.UU.). 

“Se podría pensar en reforzar y ampliar los instrumentos de precaución financieros para que funcione para todos”, agregó. 

Lagarde advirtió sobre el “agudo” deterioro de las perspectivas económicas en las economías emergentes ante el difícil contexto global que aúna la ralentización de China, el inicio del ajuste monetario en Estados Unidos, la apreciación del dólar y la salida de capitales de estos mercados hacia refugios más seguros. 

De acuerdo con los datos de la institución financiera, los mercados emergentes registraron 531,000 millones de dólares en salidas de capital netas el pasado año, comparadas con los 48,000 millones en entradas netas en 2014. 

Una de las propuestas de Lagarde para contener la volatilidad financiera global es que las autoridades de los países afectados adopten nuevas regulaciones y medidas impositivas para frenar los flujos de corto plazo e impulsar las inversiones más estables de largo plazo. 

Asimismo, extender las líneas de préstamo en dólares y euros diseñadas por los grandes bancos centrales para hacer frente a la crisis financiera de 2008 a las economías emergentes, que actualmente no tienen acceso. 

“Esto plantea un gran reto porque estos países dependen enormemente de las divisas de los países avanzados para sus actividades comerciales y financieras”, explicó Lagarde. 

Por otro lado, reiteró que la ralentización de China como parte de su cambio de modelo es un factor positivo. -EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación