Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Kimberly Clark invirtió $10 millones en el país

Fue para instalación de nueva maquinaria de producción de papel tissue

Con la nueva tecnología inaugurada ayer, se busca mejorar la productividad y calidad del papel. Foto EDH /Jorge Reyes.

Con la nueva tecnología inaugurada ayer, se busca mejorar la productividad y calidad del papel. Foto EDH /Jorge Reyes.

Con la nueva tecnología inaugurada ayer, se busca mejorar la productividad y calidad del papel. Foto EDH /Jorge Reyes.

Luego de 10 meses de espera, Kimberly Clark inauguró ayer la instalación de una nueva maquinaria de producción de papel tissue (higiénico), en su planta ubicada en el Sitio del Niño, en San Juan Opico, La Libertad.

La nueva maquinaria, bautizada como "Yankuik" ("Nuevo" en náhuatl), incluye tecnología de punta para la producción de bobinas de papel de baño y significó una inversión de más de 10 millones de dólares.

La máquina, la cuarta que posee la planta, producirá bobinas de papel reciclado que se venderán ya sea como bobinas o se cortarán, para transformarse en rollos de papel higiénico.

De toda la planta salen en promedio 50 millones de rollos de papel higiénico al mes, aunque la nueva máquina no aumentará el volumen de producción, sí mejorará la calidad del papel, mencionó Rafael Ravettino, gerente de país de Kimberly Clark El Salvador.

"El proyecto no es de ampliación de capacidad, sino de mejora de la productividad, no es que se va a producir más, sino que se va a producir mejor...", explicó Ravettino.

" Esto (la máquina) nos permite seguir excediendo las expectativas de nuestros clientes y consumidores, locales e internacionales, ofreciendo productos de alta calidad, elaborados con tecnología de punta y manos salvadoreñas", añadió.

La planta de Sitio del Niño, la más importante y grande que la corporación Kimberly Clark tiene en Latinoamérica, produce la marca Scott, papel higiénico, servilletas, toallas de papel, y los pañuelos desechables Kleenex.

De todo lo que se produce en la planta, solo el 12 % se consume en El Salvador, el resto se exporta a Centroamérica, el Caribe y Chile.

Ravettino reafirmó que ya se está pensando en buscar nuevos mercados en más países del Caribe, y esta inversión es parte de ese esfuerzo.

"La modernidad y la eficiencia de esta nueva máquina, además de permitirnos producir productos de alta calidad, refleja el interés de la corporación en fortalecer sus operaciones en El Salvador, tenemos más de 50 años de presencia en el país y esta es una muestra clara de que queremos y vamos a quedarnos por muchos años más", insistió Ravettino.

Inversión de $30 millones

Durante la inauguración de la nueva tecnología, estuvieron presentes el ministro de Economía Tharsis Salomón López; Laura Jiménez, agregada comercial de la Embajada de EE. UU. en El Salvador; Gulen Benji, presidenta de Kimberly Clark para Centroamérica y el Caribe, y Óscar Ortiz, vicepresidente de la República.

Fue precisamente el vicepresidente quien anunció de forma sorpresiva que Kimberly Clark ya planea una nueva inversión en el país, de más de 30 millones de dólares.

"Ya se está trabajando en una nueva inversión de Kimberly Clark por más de 30 millones, es en energía y va a ser un éxito", sostuvo el vicepresidente de la República.

Rafael Ravettino, el gerente de país de Kimberly Clark, confirmó la nueva inversión y el monto, pero no quiso entrar en más detalles.

El ejecutivo detalló que están realizando los trámites necesarios para cumplir con la reglamentación de El Salvador, y corrigiendo algunas observaciones hechas por el Gobierno.

"Estamos confiados que ojalá a finales del año, o más pronto, podamos anunciar que ya está aprobado y se está haciendo el proyecto, y poder continuar operando y creciendo", concluyó.

Kimberly Clark es el sexto mayor exportador del país, y se calcula que solo en 2014 realizó una inversión de más de 10 millones de dólares y tuvo un crecimiento de al menos el 4 %.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación