Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jóvenes necesitan una real política de empleo dice Fusades

Son un grupo social importante para el crecimiento

En los últimos años esta ha sido la imagen en las diversas ferias de empleo realizadas por diversas empresas privadas. / ARCHIVO

En los últimos años esta ha sido la imagen en las diversas ferias de empleo realizadas por diversas empresas privadas. / ARCHIVO

En los últimos años esta ha sido la imagen en las diversas ferias de empleo realizadas por diversas empresas privadas. / ARCHIVO

Muchos políticos, sociólogos e incluso economistas dicen que los jóvenes son el presente, pero también el futuro de El Salvador. La frase, aunque se lea de cajón, cobra mayor relevancia cuando las últimas cifras apuntan a un crecimiento de la juventud en la Población Económicamente Activa (PEA), más allá de las edades específicas o niveles educativos.

Parte de estas ideas sintetizan el análisis realizado por el departamento de Estudios Sociales de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) en su último informe "Reflexiones sobre jóvenes y sus oportunidades en el mercado laboral".

Esta institución considera que el país debe superar diversos desafíos para favorecer la entrada de este grupo etario al mundo laboral, a través de políticas claras, ya que en la actualidad el 47% de los jóvenes forman parte de la fuerza de trabajo en este país.

Según Lissette Calderón, analista social de Fusades, hay un aumento de jóvenes en la PEA que crea un 'bono demográfico? que ofrece mayor oportunidad para el crecimiento global de países de renta media.

"En la medida que hay más personas en edad productiva generando ingresos para sostener menor cantidad de personas económicamente dependientes se abre la posibilidad de mejorar las condiciones de vida de los hogares y reducir los niveles de pobreza; además, supone que el país se beneficia porque su población tiene mayor capacidad de ahorro y también de inversión", indica el documento.

En este sentido la profesional afirmó que la incorporación de los jóvenes rurales al mercado de trabajo es más alta que la de sus pares urbanos, lo cual probablemente se debe a que los primeros experimentan mayores dificultades para continuar estudiando o tienen mayor urgencia por trabajar para contribuir al presupuesto familiar.

"Aunque la tasa de participación en la fuerza laboral (de los jóvenes) se mantuvo prácticamente constante entre 2000 y 2012 en el ámbito nacional, la leve disminución en la proporción de jóvenes urbanos que trabajan fue compensada por el incremento de jóvenes trabajadores rurales", reconoció Calderón.

Acá se debe de resaltar un aspecto: las oportunidades de empleo para los jóvenes difieren dependiendo del área donde residen. En el área urbana, por ejemplo, más del 80% de los trabajadores jóvenes se ubica en el comercio, servicios o industria, mientras que en el campo se llegó, en 2012, a 54.8% en tareas agropecuarias.

¿Cuál es el perfil laboral?

Según un análisis de seguimiento a anuncios sobre empleo que realizó Fusades para el estudio, los jóvenes de entre 18 y 24 años pueden optar a empleos en áreas como ventas, impulsadores o promotores, centros de llamadas (call centers) y atención al cliente.

"El nivel educativo más solicitado por los empleadores es bachillerato. Los jóvenes que cuentan con un título técnico o con estudios universitarios pueden optar a puestos como auxiliar contable, ejecutivos de crédito, técnicos y asistente de eventos", informó Calderón. En la mayoría de plazas es necesario un dominio básico del idioma inglés y diferentes herramientas informáticas e incluso una experiencia laboral previa.

Bajo toda esta lógica la formación académica se relaciona con las oportunidades; pero también con la calidad de trabajo a la que los jóvenes aspiran. Por ello el documento insiste que la tarea pendiente es reducir la deserción de los jóvenes de la educación secundaria, mejorar la calidad y pertinencia de la educación, así como su articulación con el mercado laboral.

"Aunque hoy el 97.1% de los jóvenes tiene un buen nivel de alfabetización solo el 9.7% de estos logra concluir su educación universitaria, según el último censo", sintetizó el estudio de Fusades.

La Fundación recomienda que se vincule la capacitación y el aprendizaje con la experiencia laboral porque esto crea "mayor probabilidad de que los jóvenes logren insertarse en las empresas".

Además se le pide al gobierno y a otros entes relacionados que fomenten el emprendedurismo entre este sector social para elevar la productividad, potenciar la innovación e impulsar un mayor crecimiento económico.

El estudio se realizó con base en diversos informes y documentos públicos y privados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación