Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inspectores no encuentran a los "acaparadores"

Los vendedores afirman que con las inspecciones físicas en plaza se descartan los rumores de acaparamiento del grano. Foto EDH / Jorge reyes

Los vendedores afirman que con las inspecciones físicas en plaza se descartan los rumores de acaparamiento del grano. Foto EDH / Jorge reyes

Los vendedores afirman que con las inspecciones físicas en plaza se descartan los rumores de acaparamiento del grano. Foto EDH / Jorge reyes

A pesar de las constantes inspecciones realizadas hasta la fecha a establecimientos distribuidores, transportistas, bodegas y productores de frijol, la Defensoría del Consumidor aún no registra casos de acaparamiento.

Ayer se realizó la última inspección en varios centros de distribución del grano en la calle Gerardo Barrios, en la cercanías del Mercado Central de San Salvador.

Los distribuidores mayoristas y vendedores al detalle de dicha zona vieron positiva la iniciativa de la Defensoría, porque de esa manera se descarta el argumento del "acaparamiento".

"Estas inspecciones están bien y sirven para que la población esté enterada de los precios del producto", comentó Deysi Hernández, una distribuidora.

En promedio, el precio está entre $97 y $98 el quintal de frijol de seda, y el rojo entre $90 y $92; la libra está a $1 el rojo y a $1.25 el de seda.

Agregó que una de las principales causas del alza es la baja importación de frijol nicaragüense, ya que el precio del grano está igual al del producto nacional y los costos de importación terminan por incrementar la inversión, lo cual genera pérdidas para el distribuidor al momento de colocarlo en el mercado salvadoreño. Todo esto aunado la baja producción.

Carlos Alberto Cornejo declaró que la inspección de la Defensoría les permite desvirtuar los rumores de que haya acaparamiento del grano, un delito del que se quiere acusar a los distribuidores y vendedores nacionales.

De la misma manera coincidió que la escasa producción nacional y la ausencia del frijol nicaragüense son los detonantes de los altos costos que desde ya hace varias semanas golpean el presupuesto de la familia salvadoreña.

Jenny Díaz, una vendedora al detalle, afirmó, por su parte, que antes por lo menos le ganaba $2 al quintal de frijol, pero que, debido al alza en la cotización de este grano básico algunas veces solo saca los costos.

Yanci Urbina, presidenta de la Defensoría del Consumidor, declaró que desde el pasado lunes se autorizó a importar un contingente de hasta 9 mil toneladas métricas del grano, para que los proveedores y distribuidores puedan realizar importaciones sin pagar aranceles.

La titular agregó que la Defensoría ha intensificado sus inspecciones y sus auditorías en relación con todas aquellas empresas proveedoras y comercializadoras de frijol.

Dichas acciones se han efectuado debido al incremento que el precio del frijol ha presentado en las últimas semanas.

Al cuestionarle sobre los resultados de los operativos, Urbina se limitó a decir que la próxima semana estarían dando a conocer los resultados de la inspecciones y revisiones realizadas por la Defensoría.

Las inspecciones se desarrollan en conjunto entre la Defensoría del Consumidor, el Ministerio de Hacienda, Dirección General de Impuestos Internos y la División de Finanzas de la Policía Nacional Civil.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación