Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inseguridad, aranceles y costos frenan al inversor, según Coexport

A pesar de que marcos legales como la Ley de Asocios Público-Privados y de Zonas Francas buscan estimular la inversión extranjera directa en el país, problemas cotidianos como las extorsiones, las altas tasas impositivas y los altos precios de la energía eléctrica, entre otros aspectos, detienen el flujo de capitales extranjeros que buscan un mercado de trascendencia regional.

Pablo Durán, presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), considera que a la inversión pública debe de ir de la mano con los proyectos privados, por lo que, dadas las circunstancias actuales del mercado salvadoreño, muchos de los inversores tuvieron que retrasar sus proyectos, a la espera de que se mejoren indicadores como la tasa de crecimiento y una política adecuada por parte de Proesa y otros entes relacionados.

"Es bueno que el gobierno haga estas gestiones, pero se deben asegurar que la inversión llegue al país según los plazos estipulados para enviar un buen mensaje dentro del escenario internacional. Por eso vemos buenos proyectos como la ampliación del aeropuerto porque pueden detonar otras inversiones", subrayó Durán.

Otro aspecto que destacó el líder gremial es la necesidad de diversificar los rubros de los proyectos. Un ejemplo claro son los proyectos de energía, donde en 2012 El Salvador fue el único país de Centroamérica en no realizar proyectos de dicha naturaleza.

"Si se quiere atraer a más inversionistas es clave el tema energético, pero también hay que apostarle a la diversificación lo más pronto posible", finalizó Durán.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación