Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

País en Progreso

Implementan mejores prácticas para el sector cañero

Fundazucar lanza hoy un manual de buenas prácticas para el sector cañero. “La meta es crear una cultura de paz”, asegura su presidente, Tomás Regalado.

Buenas prácticas para una zafra más humana

La industria del azúcar está cambiando, Fundazucar impulsa el uso de un manual de buenas prácticas para mejorar las condiciones de trabajo de los rozadores de caña.

La Fundación del Azúcar (Fundazucar) lanza hoy un plan estratégico de sostenibilidad que ya está cambiando la salud y bienestar de cientos de cortadores de caña que trabajan literalmente de sol a sol para mantener a sus familias y, además, está convirtiendo al sector azucarero en una industria más amigable con el medio ambiente y respetuosa de las leyes nacionales e internacionales. 

Con el financiamiento de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la ayuda de expertos en la materia, Fundazucar ha desarrollado un manual de buenas prácticas que pretende cambiar poco a poco la cultura de trabajo de los productores y de los más de 25,000 rozadores de caña a nivel nacional. 

Durante muchos años los cortadores han trabajado bajo condiciones climáticas que han deteriorado su salud: no se hidratan lo suficiente, sufren de insolación o se hacen daño con las filosas hojas de la caña. Su pago, además era entregado por tarea y muchos no recibían días de descanso o pago por los días feriados que laboraban.  

Otros estaban acostumbrados a llevar a sus hijos a trabajar con ellos, no aplican los fertilizantes de forma adecuada y con la vestimenta requerida y, además, han quemado la caña antes de cortarla o la han sembrado de forma incorrecta, afectando el suelo, el aire y el agua de sus comunidades. 

Este nuevo manual le enseña a los productores, de una forma sencilla, cómo sembrar, cosechar, usar equipo personal de protección cuando utilicen fertilizantes y que los rozadores tengan pleno conocimiento de sus derechos laborales.

“Decidimos crear un manual de buenas prácticas para los agrónomos, dueños de cañales, caporales y los mismos rozadores de caña, para todos, con el fin de que la industria sea más próspera y todos se beneficien”, explicó Tomás Regalado, presidente de Fundazucar. 

La decisión se tomó tras reconocer que la industria azucarera está cambiando a nivel mundial. Los compradores de azúcar a nivel internacional están exigiendo muchas más medidas que les garanticen que sus productos son elaborados con materia prima generada en condiciones favorables y cumpliendo la ley. Entre esas exigencias, el sector ha avanzado mucho, pues prácticamente ha eliminado el trabajo infantil, que era un mal endémico del sector años atrás.

Regalado asegura que el sector también ha reconocido que es parte importante en la búsqueda por erradicar la pobreza y por cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible dictados por Naciones Unidas.  

“Para que la industria sea próspera tiene que estar unida y trabajar por crear mejores condiciones para todos”, señaló el empresario. 

Buenas prácticas en acción

Y no son solo buenas intenciones. Fundazucar ya comenzó a aplicar este manual  desde noviembre del año pasado. A la fecha hay unos 200 productores que están aplicando estas medidas. 

Ingenios como El Ángel ya lo están implementando con la ayuda de otras organizaciones como La Isla Foundation y cuenta con el apoyo del Gobierno salvadoreño. 

El plan será reforzado con calendarios, programas radiales, vídeos y material impreso para que los productores y los rozadores de caña recuerden aplicarlas.  Además se va llenando un cuaderno cada año con la asesoría de un técnico agrícola, un consultor y el caporal que les ayuda a cumplirlos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación