Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ideas de negocios en acción: Atanacio Cader emprendedor

Alfredo Atanacio Cader es un destacado empresario salvadoreño, quien desde 2009 ha  desarrollado tres grandes proyectos empresariales, Uassist.me, POINT y Space, gracias a su creatividad, innovación y esfuerzo.

Ideas de negocios en acción: Atanacio Cader emprendedor

Los seres humanos constantemente están desarrollando ideas de negocios, pero no muchos las convierten en realidad. Y es admirable, cuando una persona pasa de imaginar un negocio a darle vida. Ese es el caso de Alfredo Atanacio Cader, un santaneco, quien ahora es propietario de tres empresas: Uassist.me, POINT y Space, las cuales surgieron no de una herencia, sino de creer e impulsar un sueño. 

En 2009, Cader formaba parte del mundo corporativo en la ciudad de San Salvador, como un empleado privado más. Sin embargo, por negocios familiares mantenía un fuerte vínculo con su ciudad natal, en Santa Ana.

La distancia geográfica, entre San Salvador y Santa Ana, lo obligó a contratar a una asistente personal que desde el occidente del país le ayudaba a coordinar sus actividades y agenda personal. Transcurrido un tiempo, el joven se percató de la importancia que la asistente había adquirido en sus actividades empresariales, pese a que tenía meses de no verla  físicamente. “Perfectamente pudo haber estado en la India y yo no hubiera notado la diferencia”, comenta el empresario. 

Su pasión por el mundo de los negocios, y el nicho recién descubierto, le permitió emprender una idea y llevarla a la realidad. Así fundó Uassist.me, una asistente ejecutiva, que no necesariamente tendría que estar junto a su jefe. 

La empresa, que ahora es sustento de 140 familias, ofrece servicios de asistencia administrativa a distancia a ejecutivos y personas particulares alrededor del mundo. El año pasado cumplió cinco años de fundación.

En la actualidad, la firma atiende a clientes en El Salvador, Canadá, México, Suramérica, Inglaterra y Alemania, entre otros.  

“Cuidado con enamorarse de la idea”

Una de los grandes retos que afrontó el empresario, a la hora de comenzar a darle forma a sus ideas, fue enamorarse demasiado de la misma. El paso primordial, después de tener la idea, según Cader, es trazar un plan o modelo de negocios, que se traduzca  en una hoja de ruta para echar andar el sueño.

En ese sentido, el empresario recomienda estar abiertos a recibir “feedback” o retroalimentación de las personas, incluso, permitir que “despedacen” la idea, ya que eso   facilitará al emprendedor darse cuenta si de verdad vale la pena. 

Por ejemplo, Uassist.me, en un inicio no pretendía atender el mercado de negocios, sino más bien, a altas personalidades y ejecutivos. Sin embargo, en el camino  la idea original se transformó, gracias a las señales del mercado y de la retroalimentación oportuna de personas cercanas al proyecto. 

De no haber seguido las recomendaciones, habría significado la muerte temprana de la empresa. 

El emprendedor considera que es necesario    perder el miedo a compartir la idea del negocio  antes de echarla andar, y no pensar “es que me la van a robar” o  “nadie la va entender”. 

Sobre esto último punto, considera que tener una idea única e inexistente, puede ser una advertencia de que ésta enfrentará retos especiales, los cuales sin duda, se deben tomar en cuenta. 

Lo importante es la ejecución

Mucho se habla de la importancia de tener una buena idea de negocios, pero casi siempre se  olvida que si no existe una fuerte convicción para ejecutarla ésta se quedará en un simple sueño. Para Cader las ideas sobran, y cada día se puede tener una idea nueva, “la verdadera clave del éxito es agarrar una idea y echarla andar”.

En su opinión, también es recomendable que antes de convertirse en un emprendedor, haber    tenido una experiencia laboral previa, ya que   desde esa óptica se puede comprender mejor el mundo empresarial, y por ende, las herramientas clave para entender cómo administrar un negocio. 

Para el empresario iniciar una idea de negocio representa varios retos, siendo uno de los principales, perder el temor al fracaso.

También es importante, no dejar la actual fuente de ingresos del emprendedor, que muchas veces es la que sustenta a la familia;  y por supuesto, saber lidiar con las dificultades financieras de los primeros seis meses.

En ese último aspecto, Cader recomienda tener claro que los primeros  seis meses de una empresa son, por lo general, específicamente de gastos, eso quiere decir que no se verán utilidades. “Es una etapa  que puede llegar a ser muy estresante, pero que representan el camino que todo empresario debe seguir al comenzar”. 

En ese sentido sugiere incluir dentro de las proyecciones financieras, esa primera etapa en la que no se obtendrán ingresos. De ahí, que en está fase será clave la innovación y creatividad. 

Para él es sencillo anticiparse a ese problema financiero, si ya se sabe que todo comienzo es complicado (por la falta de capital semilla y préstamos para emprendedores).

“Poner una pupusería era más caro de lo que me costo instalar la idea de Uassist.me, solo necesité una computadora e internet para arrancar”, comentó. 

En este punto, recomienda poner en marcha ideas que sean de bajo costo. Hacer un presupuesto con el detalle de todo lo que se invertirá en el negocio, por pequeño que éste sea, es importante para evitar contratiempos. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación