Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Los seguros también miden el crecimiento"

Horst Agata:

Una de las industrias claves en el desarrollo busca despegar en El Salvador, apostar por la innovación y atrapar nuevos mercados. Para ello es crucial crear nuevas pólizas y diversificar sus productos

Agata sugiere estudiar el manejo de riesgo para modernizar el sector. fOTO EDH / MARLON HERNÁNDEZ

Agata sugiere estudiar el manejo de riesgo para modernizar el sector. fOTO EDH / MARLON HERNÁNDEZ

Agata sugiere estudiar el manejo de riesgo para modernizar el sector. fOTO EDH / MARLON HERNÁNDEZ

Con una mirada que refleja la combinación entre tenacidad y sosiego, Horst Agata (Oberhausen, Alemania), conduce el análisis de la industria de los seguros hacia un escenario donde la responsabilidad civil es el siguiente paso, después de la gestión de riesgos, para lograr un crecimiento que transforme y modernice el sector a corto y mediano plazo.

Agata, director y representante en México de General Reinsurance, conversó con El Diario de Hoy sobre el contexto actual de las compañías de seguros, su crecimiento económico en la región y las múltiples circunstancias de una ciencia donde importa el futuro, pero también el presente.

Da la impresión que hoy las empresas de seguros ofrecen productos a futuro basados en riesgos del pasado. ¿Refleja esto el panorama actual de la industria?

—A nivel mundial el sector es muy amplio, con una gran cartera de pólizas que se ajustan a diversas realidades y condicionantes. Por ello se debe de reconocer que hay oportunidades que no estamos aprovechando, ya que la crisis global que aun golpea a la economía es también una falta de confianza que ha generado dudas sobre el sistema financiero. Eso nos obliga a ser más cuidadosos y a diseñar productos contemporáneos, según la siniestralidad de cada mercado.

¿Pesa la institucionalidad, las reglas del mercado, los riesgos políticos?

—Hay que subrayar que donde se tiene un entorno financiero eficiente, sólido y con niveles de inversión que fluyen sin trabas, los seguros encuentran un campo muy fértil de cultivo. Y es acá donde la jurisprudencia y las reglas son cruciales. Es un tema donde la región está mejorando pero toma su tiempo. Desde México se ve como el éxodo de compañías (aseguradoras) de Centroamérica se debió a riesgos políticos e indicadores que advierten sobre el rumbo de los países.

Por ello es necesario entes públicos más sólidos, como las superintendencias...

—Si, ya que la clave al respecto está en crear mercados más robustos. Por ejemplo las aseguradoras buscamos una colaboración para incursionar en el sector de microseguros, que beneficiarían personas excluidas de los sistemas formales de protección social, particularmente trabajadores de la economía informal y su familia. Pero esto requiere regulaciones y una contraparte de gobierno más especializada y con mayor capacidad de acción.

La industria mundial de los seguros es tan amplia que Centroamérica y el Caribe solo aportan un 4% del volumen global del primaje. ¿Qué se debe de hacer para apostarle al crecimiento?

—La principal decisión se relaciona con la actual tendencia de las multilatinas y la integración con corporaciones de amplio alcance porque se tienen más inversionistas con un portafolio más enriquecido de pólizas.

Las aseguradoras locales, que llevan años operando en el país, ¿pierden ventajas competitivas al respecto?

—Su gran capital es el conocimiento de un mercado y de necesidades especificas antes productos tradicionales, como los seguros agrícolas, y que pueden ofrecer a la clase media un buen abanico de opciones ante riesgos propios de esta región.

La responsabilidad civil, ¿es un paso adelante ante las pólizas tradicionales?

—Se puede interpretar en dos vías. Por una parte esta la cuestión contractual, donde el seguro responde y repara el daño. Pero también debe entenderse como una cuestión cultural y moral ante las víctimas, ya sea daño humano o material.

¿El Estado debe de meterse en seguros?

—Las aseguradoras públicas son parte del pasado y hoy lo más recomendable es que la participación pública se limite a crear un buen clima de negocios y a estimular la competitividad. Eso es crucial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación