Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hopes: Poca demanda hotelera en El Salvador

b Los hoteles en el país operan como negocios de fin de semana debido al turismo nacional

Los hoteles del interior del país son populares por su comodidad, además que ofrecen restaurante o bar. Foto edh /archivo

Los hoteles del interior del país son populares por su comodidad, además que ofrecen restaurante o bar. Foto edh /archivo

Los hoteles del interior del país son populares por su comodidad, además que ofrecen restaurante o bar. Foto edh /archivo

Desde hace un tiempo en El Salvador se viene hablando de impulsar al país como un destino turístico; sin embargo, la poca demanda hotelera refleja una de las principales críticas que han recibido los actuales programas que proyectan al país como un punto turístico, y es que no existe una marca país diseñada para el extranjero.

Para algunos empresarios hoteleros, el problema es grave debido a que no existe una verdadera demanda turística para los hoteles nacionales, lo cual se comprueba al ver que la mayor parte del tiempo éstos se mantienen vacíos.

Cecilia Vega, presidenta de la Asociación de Hoteles Pequeños en El Salvador (Hopes), considera que el país no está posicionado como un sitio turístico. Para ella, la mayoría de extranjeros que entran al país vienen por negocios, ya sea por consultorías, traídos por ONG o porque tienen empresas en la región.

El problema con esto, explica, es que este tipo de turista realmente no deja mayores divisas al país puesto que sólo se queda un par de días, y se mantiene en la ciudad o se enfoca nada más en su trabajo.

De esta manera, al tener turistas que no salen de la capital se evita que los hoteles de montaña, coloniales o de playa al interior del país tengan mayor ocupación. Debido a esto y otros factores, la mayoría de hoteles del país mantienen una ocupación baja.

Con esto se ejemplifica uno de los problemas del sector ya que el país no ha logrado dar el salto real para enfocar su objetivo en el turista internacional. Por definición, este turista deja divisas y suele quedarse más de cuatro noches.

Por el contrario, el Gobierno sólo se ha enfocado en el programa Pueblos Vivos, que si bien impulsa los destinos turísticos del interior, esto es más que todo los fines de semana, aparte de que el turista local no deja mucha derrama económica.

La presidenta de Hopes expresó que en promedio los hoteles al interior del país mantienen una ocupación de entre 14 % a 38 % durante los días de semana. Normalmente, las personas que visitan estos hoteles es porque ofrecen servicios de restaurantes o bar. No perciben una verdadera ocupación de habitaciones durante los días de semana.

Vega explicó, además, que los hoteles en la capital llegan a tener visitas en promedio de entre 50 a 70 personas durante los fines de semana, pero lo preocupante es que algunos llegan a tener solamente entre el 5 % a 7 % de ocupación, según su tamaño.

Rafael Ávalos, empresario en la zona del Puerto La Libertad, señala que la mayor actividad que perciben sus hoteles se da los fines de semana. Sus clientes consisten mayormente en salvadoreños que utilizan el hotel para alojarse o detenerse a comer mariscos.

Ávalos expresa que entre sábado y domingo los hoteles pueden llegar a albergar 150 personas, pero durante la semana tiene una ocupación de solo el 30 %.

Existe un verdadero contraste entre los hoteles capitalinos y aquellos del interior del país; mientras que los hoteles en San Salvador perciben actividad durante los días de semana debido a los turistas de negocio, los hoteles del interior tienen más actividad los fines de semana cuando la gente decide salir de la capital.

Esto indica que no se ha efectuado una verdadera campaña para llamar la atención de turistas internacionales, ya que el Ministerio de Turismo se ha enfocado más en proyectos que incentivan el turismo local.

Según fuentes del rubro, el problema es que muchos de los recursos de promoción se enfocan en el turista local lo cual genera una mínima posibilidad de que El Salvador crezca como destino turístico internacional.

Con los turistas nacionales no se perciben resultados trascendentales en el tema de la ocupación hotelera. La mayoría de las personas trabajan durante los días de semana, lo cual las aleja de visitar hoteles o sitios turísticos y, por otra parte, es un segmento que fluctúa constantemente.

Las limitaciones del turismo nacional o regional es que sólo genera turismo durante el fin de semana, esto afirman los empresarios hoteleros pone a los negocios en una situación complicada, ya que de lunes a viernes la ocupación está por debajo de los puestos operativos.

El sector privado ha insistido en que se genere una apuesta por el mercado de EE. UU. y Canadá. De acuerdo con los últimos proyectos que Turismo ha impulsado se encuentra posicionar a El Salvador como destino para cruceros e incluso como punto de destino para europeos.

Pero los turistas europeos aunque generan mucho consumo, no registran tiempos prolongados de estadía -menos de 12 horas- ni variados destinos, por lo que el país se convierte en un objetivo poco determinante para los touroperadores centroamericanos.

También limitada oferta

El Salvador no podría ser un destino turístico viable sino posee una capacidad u oferta hotelera preparada para recibir un alto número de visitantes. Según Cecilia Vega, esta realidad genera situaciones lamentables, como con el Congreso Avícola 2013, en donde personas de toda Latinoamérica visitaron El Salvador; empero, la llegada de 2,000 personas al país saturó los hoteles de San Salvador. Para paliar la situación se tuvo que mover visitantes a hoteles en la zona del Puerto La Libertad para hospedarlos. En ese sentido es necesario crear incentivos para la inversión hotelera. De acuerdo con la presidenta de Hopes, la solución está en generar mayor demanda para que los hoteles sean sostenibles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación