Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Honduras abrió una planta solar

La planta tiene una capacidad de generación de 100 megavatios y creará más de 1,100 empleos.

TEGUCIGALPA. Ayer se dio por inaugurada la planta solar más grande de América Latina con una capacidad instalada de 100 megavatios a través de dos plantas de 50 MW cada una, las que están ubicadas en Nacaome, Valle, al sur de Honduras, según destacan medios locales.

Según el personal técnico de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) la capacidad puede llegar hasta 140 megas si el comprador requiere más potencia, a juicio del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), la apertura de esta planta es muy positivo para Honduras.

Sin embargo los empresarios lamentan que la energía generada con los rayos del sol en la zona sur de Honduras no es nada barata a pesar de ser limpia, luego que en el Congreso Nacional se haya aprobado un incentivo adicional de tres centavos de dólar por kilovatio, el precio por unidad oscilará entre 16 y 17 centavos dólar, superior que los 95 centavos de dólar por kilovatio que se cancelan por los contratos de 410 MW de energía con bunker aprobados en 2003.

La anunciada diversificación de la matriz energética no resultará nada barata para la ENEE según los análisis del Cohep y es que al interior de la administración del presidente Juan Orlando Hernández, funcionarios como Marlon Tabora, presidente del Banco Central de Honduras, y Wilfredo Cerrato, secretario de Finanzas, han manifestado su desacuerdo por los altos precios a pagar por la energía renovable.

La preocupación de estos servidores públicos se fundamenta en que el gobierno impulsa un agresivo plan para rescatar la ENEE.

Según el artículo 6 del decreto 138-2013, el que fue publicado en La Gaceta 33,191 del 10 de agosto de 2013, los proyectos de generación de energía de tecnología solar fotovoltaica tienen derecho a todos los incentivos consignados en la Ley de Promoción a la Generación de Energía Eléctrica con Recursos Renovables.

Adicionalmente, y como medida de incentivo temporal para los proyectos que se instalen en los primeros dos años contados a partir de la vigencia del decreto o hasta alcanzar un máximo instalado de 300 MW, deben tener como precio base para el pago de la energía el costo marginal de corto plazo en vigor, más tres centavos de dólar por kilovatio.

Cada proyecto de generación a base de esta tecnología tendrá una capacidad instalada máxima de 50 megavatios.

—AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación