Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hinds: Problema generará falta de confianza en bonos

Los retrasos en el pago de deuda podrían generar problemas en los intereses y el desplazamiento del dólar como moneda.

En el Capitolio hay divisiones por esta crisis. FOTO EDH / AGENCIAS

En el Capitolio hay divisiones por esta crisis. FOTO EDH / AGENCIAS

En el Capitolio hay divisiones por esta crisis. FOTO EDH / AGENCIAS

El problema del cierre del Gobierno de Estados Unidos, conocido como "apagón federal", más la posibilidad de un abismo fiscal debido al incumplimiento de las obligaciones con los acreedores de la nación norteamericana generará una pérdida de confianza en los bonos del Tesoro y un problema de corto plazo con los intereses de la deuda.

Para el economista salvadoreño Manuel Hinds, esto generará un problema mayor: la perdida de confianza, a pesar de que una buena parte de la deuda no vence el jueves 17 y por lo tanto el gobierno sí tiene un margen de compensación amplio.

"Estados Unidos ha llegado a una polarización política muy amplia porque sus líderes han creído que la economía es muy robusta. El problema no solo es con China (el principal acreedor), hay otros a quien también le debe que son estadounidenses como las administradoras de pensiones y empresas que tienen bonos en el Tesoro", explicó.

Pero un escenario que han previsto economistas y expertos en política internacional se relaciona con la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo en el Congreso, lo que no conllevará una suspensión de pagos, pero, con el retraso, se generará un aumento en los intereses de los bonos y el desplazamiento del dólar como moneda de reserva más importante del mundo.

"Latinoamérica y El Salvador no sentirán estos efectos de inmediato, pero a la larga, si esto sigue, sí porque los bonos bajarían de precio y subiría la tasa de interés, porque se trata de algo inversamente proporcional que se relaciona con instrumentos financieros que acá utilizamos todos los días", señaló Hinds.

El otro punto de las divergencias está claro: el Congreso quiere frenar el gasto de Barack Obama mientras que los senadores insisten en que el techo de la deuda es una decisión política necesaria para evitar el colapso.

Pero a la larga el principal problema de contracción económica lo sufrirá, a juicio de Hinds, la clase media y los asalariados, aunque a escala internacional los productos estadounidenses podrían ser más competitivos en el mercado mundial y el déficit comercial se reduciría.

"El efecto de largo plazo es bastante simple: lo que usted creía que funcionaba perfecto y que jamás se iba a derrumbar tambalea; es un mensaje completamente opuesto a la historia de EE.UU.", sintetizó.

Hay que destacar que la nación norteamericana podría recurrir a estudiar otras formas de respaldo para su moneda, incluso tocar las reservas de oro. Esa posibilidad no se descarta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación