Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Harvard estudia beneficios de programa de ILC

El programa ayuda a miles de tenderos.Se estudia el impacto económico del proyecto ILC para replicarlo en otros países

El programa ayuda a los tenderos a administrar mejor sus pequeños negocios y así acceder a créditos y a formalizarse. Foto EDH/ Cortesía Industrias La constancia

El programa ayuda a los tenderos a administrar mejor sus pequeños negocios y así acceder a créditos y a formalizarse. Foto EDH/ Cortesía Industrias La constancia

El programa ayuda a los tenderos a administrar mejor sus pequeños negocios y así acceder a créditos y a formalizarse. Foto EDH/ Cortesía Industrias La constancia

El impacto económico que el programa social de SABMiller está generando en miles de propietarios de tiendas en seis países de Latinoamérica ya es un caso de estudio para el Business Fights Poverty y la iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial de Harvard Kennedy School.

El programa denominado "4e, Camino al Progreso", que comenzó inicialmente en El Salvador bajo el nombre "Progresando Juntos", capacita a miles de tenderos para ayudarles a mejorar las finanzas de su micro negocio y además fortalecer sus habilidades de liderazgo, como agentes clave en el desarrollo de sus colonias.

Solo en El Salvador ya se capacitó a 1,380 dueños de tiendas, comedores y pupuserías, a quienes se les ayuda a sacar costos, hacer inventario y otra serie de mejoras que le permiten administrar mejor su negocio y con ello, mejorar su economía familiar.

Beth Jenkins, Senior Fellow de la Iniciativa de Responsabilidad Empresarial, Harvard Kennedy School y Directora de Investigación de Business Fights Poverty, dijo que les interesó documentar este programa debido al alto nivel de ambición que éste tiene, además del importante papel que juega la empresa privada en el desarrollo económico de estas familias.

"Nos interesó mucho el programa por el nivel de ambición que tiene en términos de escala e impacto", dijo Jenkins en una llamada telefónica desde Estados Unidos.

El estudio revisa las experiencias en El Salvador y Colombia y muestra el "empoderamiento" que logran los dueños de las tiendas a través de estas capacitaciones.

Catalina García, directora regional de SABMiller, dijo que la meta es capacitar a unos 200,000 tenderos en Colombia, Perú, Ecuador, Panamá, Honduras y El Salvador, donde está presente la compañía cervecera.

En El Salvador, la gerente de desarrollo sostenible, Carol Colorado, dijo que el programa busca "que la gente (los tenderos) se vean a sí mismos como empresarios".

Actualmente está en estudio la inclusión de programas tecnológicos que los tenderos podrían utilizar en un futuro, para mejorar sus cuentas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación